La sangre ajena

Manuel de Lope

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Debate. Barcelona (2000). 253 págs. 2.950 ptas.

La obra, ambientada en una pequeña población costera vasca, recoge en su desarrollo argumental, situado en la época presente, ecos de hechos ocurridos más de medio siglo antes, durante la guerra civil. Un joven licenciado en Derecho se traslada al chalet veraniego de su difunta abuela para preparar allí unas oposiciones. La abuela legó en su testamento el chalet a su criada de toda la vida. La estancia del estudiante en el lugar sirve para despertar antiguos recuerdos de la anciana ahora propietaria del edificio y del viejo doctor dueño del chalet contiguo y conocedor de algunos secretos de sus vecinos.

El autor aborda el tema del paso del tiempo y de la sucesión de generaciones desde una perspectiva inteligente, realista y melancólica. Sucesos trágicos relacionados con la guerra civil constituyen el trasfondo de la trama, pero vividos como algo lejano, no con empeño de mantenerlos artificialmente actuales. La acción refleja cómo lo que ha marcado la vida de los mayores no significa nada para el joven opositor, indiferente al pasado y atento sólo a luchar por su futuro profesional. Los acontecimientos externos son pocos y triviales, porque en la obra predomina un tejido de emociones y sensaciones, expresadas con minuciosa precisión psicológica y léxica. Lejos de la ironía y del compromiso político-social, los efectos de la guerra se individualizan en personas concretas y se destaca cómo el correr de los años los altera y atenúa, en tanto que el ser humano sabe, si quiere, encontrar siempre vías paliativas para el sufrimiento, por fuerte que este sea.

Escrita con estilo pausado, intimista y de fácil lectura, la obra desarrolla el argumento con una bien dosificada mezcla de intriga y simbolismo, crudeza y poesía que produce efectos literarios bien logrados. Los dos protagonistas, el médico jubilado y renqueante, pero cuya mente permanece muy activa y ágil, y la antigua criada, cuyos silencios están cargados de pesares remotos, son personajes de gran fuerza, enraizados en la más clásica tradición literaria hispana.

Pilar de Cecilia