La pared vacía

Lumen. Barcelona (2006). 272 págs. 17 €. Traducción: Matuca Fernández de Villavicencio.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Lucía Holley vive con dos hijos adolescentes y un padre anciano en el extrarradio de una pequeña comunidad de Estados Unidos.

Su marido lucha en la Segunda Guerra Mundial desde hace demasiado tiempo y Lucía tiene que afrentar sola los problemas de la economía de guerra. Inmersa en sus propias preocupaciones, descubre muy tarde que su hija Bee se ve con un hombre peligroso varios años mayor que ella. Sus intentos por impedir que la joven continúe esta relación fracasan y sólo sirven para poner a Bee en su contra. Una noche en que la pareja va a encontrarse, el padre de Lucía sale de la casa para enfrentarse al novio de su nieta. A la mañana siguiente, Lucía encuentra el cuerpo sin vida del hombre, lo que involucrará a la familia en una maraña de acontecimientos sórdidos.

Elisabeth Sanxay Holding tuvo que abandonar las “novelas serias” que escribía tras la crisis económica de 1929 para adaptarse a las demandas de una nueva sociedad que buscaba evasión en la literatura. Curiosamente, fue el género de suspense el que le propició la notoriedad de que gozó durante las décadas de los años 40 y 50, siendo elogiada por autores como Raymond Chandler y cineastas como Alfred Hitchcock y Max Ophuls.

“La pared vacía” es un libro fácil de leer por su lenguaje sencillo y una estructura paradigmática de los relatos de misterio. El libro fue escrito en 1947 y posee algún eco del cine y la novela negra que sirven para compensar sus evidentes anacronismos.

Sanxay escribe una novela carente de pretensiones, apoyada en unos personajes arquetípicos y, como cualidad, libre de la sordidez que hoy a menudo impregna este tipo de historias.

El libro aspira a entretener y lo consigue, a pesar de que el paso del tiempo afecte particularmente a un género tantas veces reelaborado en busca del máximo efecto dramático.

Esther de Prado Francia

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares