La nueva revolución americana

Ciudadela Libros. Madrid (2007). 414 págs. 23 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

A la hora de afrontar cualquier estudio sobre política internacional, conseguir información es algo relativamente sencillo. La tarea más difícil es salir de los libros ajenos y de la mentalidad propia para analizar las cosas en su contexto. Esta labor es todavía más complicada cuando se trata de Estados Unidos, país tan admirado como odiado. De ahí la importancia de este libro que consigue explicar Estados Unidos a los europeos.

Quizás el éxito se debe en parte a que estamos ante un libro escrito por “inmersión”. José María Marco se ha metido de lleno en la realidad que describe, y toda su obra está elaborada desde la perspectiva de la sociedad norteamericana, el “otro”.

Con un estilo muy ameno y coloquial, pero lleno de rigor y lejos de los prejuicios de otras obras publicadas recientemente, el autor describe la evolución del movimiento liberal conservador estadounidense en la última mitad del siglo XX. Su peculiar estilo combina la explicación didáctica del sistema político, el análisis sociopolítico, los perfiles de sus protagonistas, la anécdota intrascendente pero tremendamente clarificadora… todo trenzado de manera inteligente, interesante, atractiva. Un hilo sutil mantiene el ritmo narrativo, y hace que sus más de 400 páginas se lean a la velocidad de un “best seller”.

Los estudios sobre la democracia coinciden en señalar la revolución americana como el inicio del constitucionalismo moderno. Basado en el pacto ciudadano, el Estado moderno nace como una creación basada en la dignidad de las personas. Ese “espíritu del pacto” será una constante en la política norteamericana, hasta el punto de que las grandes propuestas políticas como el New Deal de Roosevelt, la Gran Sociedad que propugnaba Kennedy o el Contrato con América, liderado por Newt Gingrich en 1994, guardan relación con este principio “contractual”. De ahí se derivan algunos de los elementos imprescindibles para entender la política y la sociedad norteamericana: gobierno limitado, fortaleza de la sociedad civil, carácter sagrado de la propiedad privada y autonomía individual dentro de la ley.

Este es el transfondo básico para entender la rebelión pausada y profunda de una parte de la sociedad norteamericana tras la crisis de los años 60 en la que se destruyen los consensos morales de la sociedad. Y es precisamente a esa reacción social a la que se dedica la mayoría del libro, que va analizando los diferentes actores de esta nueva revolución americana.

En primer lugar analiza el sustrato intelectual del movimiento, que desde los años 60 no ha abandonado la batalla de las ideas en universidades, fundaciones, editoriales, “think tanks”, medios de comunicación… Con el apoyo de esta base intelectual se han ido construyendo movimientos sociales que han aumentado su extensión y, progresivamente, su identificación con el Partido Republicano. Del análisis de estas instituciones y grupos, de su historia y de la de sus líderes se van extrayendo las claves del éxito: el Partido Republicano no es más que el resultado de esta profunda acción social, y su gran mérito ha sido saber acoger intereses muy diversos y articularlos en torno a unos valores fundamentales. Tras el análisis, el autor se atreve a apuntar una serie de claves del presente y el futuro próximo, al analizar la herencia del presidente Bush y las distintas opciones “presidenciales” que presenta el Partido Republicano de cara al 2008. No oculta ciertos paralelismos de esa vitalidad de la sociedad civil estadounidense con la situación actual en España, en la que se observan fenómenos nuevos, que quizás sean el germen de un movimiento social equiparable al que ha construido la “mayoría silenciosa” en Estados Unidos.

Rafael RubioACEPRENSA

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares