La noche de los tiempos

Seix Barral. Barcelona (2009). 960 págs. 24,90 €.

GÉNERO

La primera novela que Antonio Muñoz Molina (Úbeda, 1956) dio a la imprenta fue Beatus ille, en 1986. Desde entonces, varias veces ha tocado el tema de la Guerra Civil española. Con La noche de los tiempos aspira a lograr la gran novela sobre la contienda.

Si lo ha conseguido o no, sólo el tiempo lo dirá. Pero lo que ya nadie podrá escamotear a Muñoz Molina es haber escrito una novela de primera línea que intenta retratar la España que se dirigía ¿irremediablemente? al enfrentamiento fratricida.

Ignacio Abel es un arquitecto bien situado, republicano y socialista, que viaja a Estados Unidos en octubre de 1936 para tomar posesión de una plaza como profesor visitante. Huye de un Madrid anárquico y sitiado, de un país resquebrajado por la guerra y de una familia con mujer y dos hijos a los que ha traicionado con un amor clandestino que después de voltear su vida se ha hecho imposible.

En ese viaje norteamericano, el narrador Muñoz Molina reconstruirá “setenta y tres años después” la intrahistoria de ese arquitecto, paralela a -y al mismo tiempo inevitablemente entrelazada con- la historia de un tiempo y un lugar.

A esa visión, a pesar de construirse (el personaje, el escritor) inequívocamente desde una izquierda y una izquierda anticlerical, no se le puede negar honestidad y alcance universal. El esfuerzo para huir de la simplificación en su novela se intuye ímprobo. Sin él, la novela quedaría coja.

Además, La noche de los tiempos es ingenio narrativo; una cuidadísima prosa desarrolla unas historias que se despliegan con efectividad y brillantez. Historias sobre personajes de carne y hueso, con profundidad psicológica y coherencia interna.

Dos pegas se le pueden poner a la novela: el énfasis en los pasajes eróticos de la relación adúltera (poco o nada aporta al relato la minuciosidad en los detalles sexuales) y las páginas sobrantes por redundancia para matizar pasajes, sentimientos, reflexiones…

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.