La hora de la ética empresarial

José María Ortiz Ibarz

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

McGraw-Hill. Madrid (1995). 172 págs. 2.200 ptas.

José María Ortiz es profesor de Ética Empresarial en la Universidad de Navarra, y para él la ética no sólo debe verse como la última moda de las escuelas de negocios norteamericanas, sino como una necesidad.

Este libro es una decidida defensa del papel de la ética tanto en lo que respecta al mundo financiero en general como a los métodos de dirección empresarial a todos los niveles. La aplicación de la ética empresarial crea una atmósfera que beneficia a todas las partes implicadas en el juego económico, porque evita la generalización de la corrupción y la insolidaridad en el mercado. Si el mercado se sumiese en estas lacras, no habría más alternativa que apelar al Estado para que las paliara. Con ello se justificaría el intervencionismo del Estado, presumiblemente más ético que los individuos que lo componen. La realidad, por el contrario, ha mostrado que el Estado se queda corto cuando trata de equilibrar los desajuste sociales.

La propuesta del Prof. Ortiz es que las empresas asuman la ética como una de sus responsabilidades, para así restar protagonismo al Estado en su papel de erradicar los malos usos. Esto redundaría en una mayor independencia y agilidad económica. Por otro lado, las empresas se convertirían en lugares de trabajo dignos para todos los empleados, completando así su función social. Con rotundidad, el autor llega a afirmar: “La solidaridad es una obligación del mercado porque sólo será libre cuando sea justo”.

El profesor Ortiz ofrece numerosos ejemplos de empresas que han puesto en práctica medidas sociales, pero se echa de menos más alusiones a la casuística española, quizá no tan bien estudiada como la norteamericana. En ocasiones haría falta también una fundamentación aún más sólida que ampliara el argumento de que la ética es rentable, ya que se corre el riesgo de que se abandone si no lo es. El libro se lee con facilidad, e incluye capítulos brillantes, entre los que destaca el dedicado al mundo de la banca, tan desconocido como incomprendido.

Carlos Segade

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares