La fiebre amarilla

Luisa Castro

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Anagrama. Barcelona (1994). 171 págs. 1.300 ptas.

Luisa Castro (1966), poetisa y novelista, ha publicado anteriormente Odisea definitiva, libro póstumo, Los versos del eunuco (Premio Hiperión de poesía en 1987), Baleas e baleas y Los hábitos del artillero (premio de poesía Juan Carlos I). Su novela El somier quedó finalista del Premio Herralde en 1990.

La fiebre amarilla está ambientada en un lugar marinero denominado Cuatro Calles, que es el pueblo de la autora (Foz), en la provincia de Lugo. La protagonista, Virginia, sufre una grave caída que es el detonante de una enfermedad irreversible. Durante el tiempo en el que permanece en la cama evoca un pasado que se enmarca entre el momento de esta caída y la primera, sufrida mientras jugaba en lo alto de un árbol, cuando sólo tenía diez años.

En el lecho de muerte Virginia recibe la visita de su padre, que abandonó a la familia para irse con otra mujer cuando ella era tan sólo una niña. En torno a este encuentro se entremezclan numerosas historias. La protagonista rompe las barreras del tiempo y del espacio para adentrarse en los mundos que poblaron su infancia y su juventud, mundos abordados desde planos distintos, en los que se combinan hábilmente la realidad y la ficción. Las fantasías se cruzan con las obsesiones y delirios provocados por la propia enfermedad, un proceso de fiebre amarilla.

La novela, escrita en tercera persona, con un lenguaje poético y sugerente, es profunda, bastante equilibrada y sencilla.

Begoña Mardones

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares