La expedición Bonaparte

TÍTULO ORIGINALLes savants de Bonaparte

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Edhasa. Barcelona (2001). 287págs. 14,45 €. Traducción: Mari Carmen Llerena.

La edición original de este libro en lengua francesa es de 1998, fecha del bicentenario de la expedición de Napoleón a Egipto, y su propósito declarado es recordar en qué consistió aquella expedición. El subtítulo del libro, El nacimiento de la egiptología, da qué pensar.

El viaje de los franceses al país de los faraones en 1798 es una extraña maniobra que hay que situar en su contexto. Hoy en día se recuerda que Napoleón anduvo por Egipto, sin saberse muy bien por qué, y que el francés Champolion tradujo el lenguaje jeroglífico gracias a la “piedra roseta” (que se encuentra en el Museo Británico de Londres). Las cosas en aquel tiempo se veían de otra manera. En plena revolución francesa, bajo el Directorio, con miles de hombres armados, con el joven y ambicioso general Bonaparte ganando popularidad tras su victoriosa campaña de Italia y con los ingleses a la gresca, la disparatada propuesta del hábil Talleyrand -conquistar Egipto- parecía tener sentido. Por una parte, Egipto pertenecía al imperio turco, y el espíritu romántico ya hablaba de liberar a las viejas naciones del yugo de la Sublime Puerta. Pero la maniobra crearía un frente con Inglaterra alejado de la madre patria. Además, alejaba de una manera digna a un general demasiado brillante y demasiado ambicioso para el gusto de los directores.

Llamativa fue la incorporación al proyecto de 162 sabios destacados que, tras la conquista del país por las armas, se dedicaron a estudiar sistemáticamente la tierra de los faraones: arquitectura, pintura, zoología, geografía… todo fue medido, dibujado, copiado, analizado, etc.

Tres años después, los franceses se fueron. Militarmente la expedición fue un fracaso, el propio Bonaparte abandonó a su ejército para conspirar en París y hacerse con los laureles del César. Pero la obra cultural fue el pistoletazo que marcaría el comienzo de los estudios de egiptología y, a largo plazo, el inicio de la modernización de ese país. El periodista Robert Solé acierta a contarlo con amenidad y seriedad, tanto en el aspecto político como en el científico.

Fernando Gil-Delgado

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares