La caja china

Miguel Sánchez-Ostiz

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Anagrama. Barcelona (1996). 230 págs. 2.000 ptas.

Una caja fabricada en China sirve al protagonista de esta novela para guardar los recuerdos de su hermano menor, perdido en el mar en circunstancias desconocidas. Su historia parece también un entramado de cajas chinas, por la cantidad y complejidad de los acontecimientos ocultos. El autor hace el recorrido inverso de la trayectoria vital seguida por la generación española del medio siglo, tan activa y contestataria en la juventud como acomodaticia y desilusionada en la madurez. Este proceso está plasmado con frialdad, incluso con agudeza cruel y triste minuciosidad, pero también con falta de brillantez imaginativa. Quizá por ello, la obra tiene más interés testimonial que novelístico. Las situaciones repiten de forma monótona su tratamiento técnico, y al estilo le falta fluidez, lastrado por un tono discursivo que apenas ilumina algún esporádico rasgo de humor.

Pilar de Cecilia

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares