9788415979128

Kokoro

Impedimenta.

Madrid (2014).

304 págs.

19,95 €.

Traducción: Yoko Ogihara y Fernando Cordobés.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una versión de esta reseña se publicó en el servicio impreso 15/15

En la editorial Impedimenta, con una nueva traducción y con el fin de conmemorar el primer centenario de su aparición, vuelve a publicarse Kokoro, una de las novelas japonesas más importantes del siglo XX. Es la obra más celebrada de Natsume Soseki (1867-1916), descendiente de una familia de samuráis venida a menos y profesor de literatura inglesa en diferentes ciudades de Japón antes de dedicarse por completo a la escritura. Soseki está considerado el padre de la literatura japonesa contemporánea. Autor de catorce novelas, las primeras que le convirtieron en un autor de éxito en Japón fueron Soy un gato (1905) y Botchan (1906), ambas publicadas en Impedimenta. En la misma editorial también han aparecido otras de sus obras más destacadas, como Sanshiro (1908), Daisuke (1909) y La puerta (1910). Kokoro, de 1914, está considerada su obra maestra y es de lectura obligada para todos los estudiantes de su país.

El narrador de las dos primeras partes es un estudiante universitario que cuenta el inicio y desarrollo de su relación con Sensei, un hombre mayor sin trabajo conocido, a quien acaba convirtiendo en su guía intelectual y moral; y la larga enfermedad de su padre, a quien quiere pero cuya rusticidad contrapone con la elegancia que atribuye a Sensei. La tercera parte es una larga carta de Sensei en la que le revela el enigma de su pasado.

El título, Kokoro, es una palabra intraducible pues significa muchas cosas a la vez: corazón, espíritu, alma, voluntad, sensibilidad… Con ella, el autor indica su voluntad de mostrar y contrastar los mundos interiores del narrador y de Sensei. Hay sin duda escenas excelentes, pero no todo es igualmente significativo y un lector occidental quizá piense que casi bastaría con la tercera parte, la que contiene la confesión de Sensei. Además, a cualquier mente básicamente cristiana no le resulta fácil asumir la propuesta del suicidio como si fuera la salida más digna para remediar una traición del pasado.

De todos modos, y al margen de su valor histórico, se trata de una interesante novela. Significa un acercamiento a un modo distinto de comprender la existencia humana, recoge bien la necesidad que un chico joven tiene de adultos de referencia, muestra con talento que quien sufre una dolorosa traición puede acabar siendo él mismo traidor, habla con honradez y convicción de cómo una culpa del pasado no reparada puede acabar consumiendo una vida.