Humanismo integral. Problemas temporales y espirituales de una nueva cristiandad

Jacques Maritain

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Palabra. Madrid (1999). 374 págs. 2.400 ptas.

Jacques Maritain (1882-1973) es uno de los filósofos cristianos más significativos del siglo XX y uno de los más claros exponentes del neotomismo. A pesar de su influencia en la filosofía y en muchas manifestaciones del pensamiento cristiano contemporáneo, Maritain ha sido poco conocido en España. En este libro, fruto de un curso impartido en 1934 en la Universidad Internacional de Verano de Santander, el filósofo francés se propuso dar una respuesta cristiana al proceso cultural llevado a cabo por la modernidad, ese ambicioso proyecto humanista nacido del Renacimiento y de la Reforma protestante.

Maritain interpreta que la modernidad significa la reflexión del hombre sobre sí mismo, reflexión ausente (o no suficientemente elaborada) durante la Edad Media. El proyecto moderno conduce a un humanismo antropocéntrico que rechaza a Dios. Ante ese proyecto, el cristianismo debe dar una respuesta que supere la ingenuidad medieval, que acoja la reflexión moderna sobre el hombre y que trascienda su antropocentrismo para ofrecer un proyecto humanista a la vez que teocéntrico, es decir, un humanismo integral.

Ese humanismo integral se presenta a su vez como un proyecto cultural, que debe ocupar el lugar de la modernidad y que ha de inspirar la acción temporal y política de los cristianos, dando lugar a lo que Maritain denomina “nueva cristiandad”. Esa nueva cristiandad no será simplemente una idea inspiradora de la intervención de los cristianos en la historia, sino un “ideal histórico concreto”; es decir, una cristalización histórico-social en la que la organización social y política deben estar presididas por los ideales de inspiración cristiana, sin que esto implique una disminución de la libertad de conciencia de los no creyentes. Lo que representa esa nueva cristiandad será, entre otras cosas, la superación del economicismo, característico tanto del liberalismo burgués cuanto del socialismo marxista.

Los cambios sociales y culturales acaecidos desde la aparición de Humanismo integral y la abundante reflexión social y política desarrollada desde entonces restan actualidad a este libro, que no había tenido hasta ahora su edición completa en castellano; pero puede tener el interés de reabrir un debate en el pensamiento cristiano contemporáneo sobre el ideal de nueva cristiandad en los términos que plantea Maritain.

Francisco Santamaría

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares