Gerard Manley Hopkins. Soledades y sonetos terribles

Gerard Manley Hopkins

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

PPC. Madrid (1999). 115 págs. 1.375 ptas.

Este pequeño libro puede contribuir a que se conozca entre el público de habla castellana a uno de los mayores poetas de la lengua inglesa, Gerard Manley Hopkins (1844-1889). Desde los años treinta, sus libros han dado lugar a una avalancha de literatura especializada. Muchos rasgos biográficos estimulan ese interés: inteligencia notable, temperamento artístico, sensibilidad aguda, inclinaciones por la poesía, el arte y los encantos de la vida familiar inglesa. Con intensas crisis espirituales y un agudo sentido, al mismo tiempo, de la confianza en Dios. Anglicano de nacimiento, siguió los pasos de Newman y fue recibido por este en la Iglesia católica, en 1866. Dos años después se hizo jesuita y más tarde se ordenó sacerdote.

Habiendo quemado lo que había escrito hasta entonces y tras una época de silencio, volvió a escribir poesía, pero la mayor parte de sus versos verían la luz solo después de su muerte. Siendo un temperamento tan sensible, nunca se acomodó bien a las circunstancias en que le ponía la vida y fue un gran sufridor. En su alma se mezclan las sombras y los consuelos de Dios. Con alegría y paz murió en Dublín, con 44 años. No hace mucho, Carlos Pujol nos recordaba su vida y conversión en su agradable libro Siete escritores conversos (ver servicio 134/94).

Este volumen contiene la versión bilingüe de algunos de los más impresionantes sonetos de Hopkins (Terrible Sonnets), donde se reflejan sus pruebas interiores, y un escrito (That Nature is a Heraclitean Fire…), cuyo final inspiraría su epitafio: diamante inmortal. A continuación, se nos ofrece el análisis de Leopoldo Durán, que tiene presente a la crítica especializada, e intenta dar una interpretación genuinamente cristiana, estableciendo comparaciones con La noche oscura, de San Juan de la Cruz. Leopoldo Durán es estudioso de la literatura inglesa y conocido por algunos ensayos sobre Graham Greene, que le valieron la amistad del novelista inglés; de ella trataba el anecdotario Graham Greene. Amigo y hermano (Espasa, 1996).

Juan Luis Lorda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares