Gente remota

Evelyn Waugh

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ediciones del Viento. La Coruña (2003). 239 págs. 17,50 €.

Este es el primer libro de viajes a África del autor de Retorno a Brideshead. Como el protagonista de su novela Noticia Bomba, el joven Waugh parte hacia la exótica Etiopía como corresponsal, en este caso del The Times y para cubrir la coronación del Negus Haile Selassie I. Gente remota es la crónica de su viaje, desde la Abisinia hasta el Congo Belga, pasando por Djibouti, Zanzíbar, Kenia, Uganda, y los avatares de un inglés en uno de esos viajes ya irrealizables, donde se alternan estancias en la embajada, visitas a colonos en lugares recónditos y hoteles regentados por inevitables griegos y/o armenios en ciudadelas amuralladas. Temas y paisajes que sirvieron de material para Merienda de negros, publicada inmediatamente después.

La primera y más importante parte del libro está dedicada a Etiopía. El momento cumbre es la magistral descripción que el autor hace de la ceremonia de coronación del emperador. A partir de aquí el libro, exceptuando un par de excursiones memorables, es desigual y alterna un mero diario de viajes con párrafos con datos históricos e impresiones pintorescas muy en la línea de un cronista de viajes clásico. Quizá merezca la pena este libro sobre todo por la primera parte (las peripecias con el profesor de liturgia bizantina son memorables). El Waugh joven ya gasta la pluma penetrante y mordaz que le caracteriza, y presenta situaciones realmente divertidas, jugando con las incongruencias y despropósitos tan típicos de países colonizados.

Pero más allá del entretenimiento, Waugh ya empieza a apuntar la idea -muy presente en la época- del contraste entre civilización occidental y culturas bárbaras, precisamente para ridiculizar la primera y presentar irónicamente su salvajismo moral (Waugh viaja a Etiopía recién convertido al catolicismo). De todos modos el lector puede notar que el autor es ligeramente cruel con los africanos. En fin, también hizo el mismo tipo de sátira con los ingleses, y esto lo dice Mr. Dejazmatch Zewde Gebre-Selassie, miembro de la familia real etíope. Así que nos quedamos todos más tranquilos.

Julián Montaño

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares