Fragmentos de vida

TÍTULO ORIGINALJigsaw

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Salamandra. Barcelona (2006). 413 págs. 17,80 €. Traducción: Libertad Aguilera.

Sybille Bedford, autora de novelas, textos periodísticos y una biografía de Aldous Huxley, tiene una historia en común con un selecto grupo de escritores del siglo XX. Como Nabokov, Joseph Conrad o Isak Dinesen, es descendiente de aristócratas, vivió expatriada y eligió una lengua no materna, el inglés, para su creación literaria. Con una base autobiográfica que se anuncia desde el título, “Fragmentos de vida” es la crónica de las peripecias de Billi, “alter ego” de la autora, a lo ancho de gran parte de la geografía europea de las dos grandes guerras. Nacida en 1911 en las afueras de Berlín, Billi pasa su primera infancia con su padre, un aristócrata alemán de rango bajo y bastante excéntrico abandonado por su no menos extravagante esposa. Después de su muerte, Billi vuelve a la tutela de su madre, a quien seguirá en sus viajes caprichosos por Inglaterra, Italia y Francia.

El libro es rico en anécdotas y personajes, sin duda ameno en algunos pasajes. Por desgracia, Bedford extrae pocas veces todo el jugo al material del que dispone. El tono general es frívolo, lo que dificulta encontrar un sentido o dirección a la amalgama de acontecimientos yuxtapuestos aunque uniformados, eso sí, por una narración depurada. A veces folletinesca y hueca, la novela autobiográfica de Bedford se rompe en demasiados fragmentos para contar una vida que sólo se intuye bajo la superficie del estilo.

Esther de Prado Francia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no eres socio, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.