Flavia de los extraños talentos

Planeta. Barcelona (2009). 423 págs. 19,95 €. Traducción: Montse Triviño.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

1950, verano, pequeña ciudad inglesa llamada Bishop’s Lacey. En la gran casa de Buckshaw vive la familia De Luce, compuesta por el padre, viudo, completamente absorbido en su ocupación de filatelista; las hijas mayores, Ophelia and Daphne, absorbidas con sus intereses amorosos y sus lecturas de novelones; y la protagonista y narradora, Flavia, que se pasa el tiempo en un laboratorio heredado de su madre, a la que no llegó a conocer pues falleció en una expedición aventurera cuando ella era muy pequeña. Un día, Flavia oye una violenta y confusa conversación entre su padre y un desconocido a quien, a la mañana siguiente, encuentra, moribundo, en su huerto.

La novela, que al principio parece tener aires góticos por el misterioso caserón donde viven los De Luce y por las inquietantes jugarretas que Flavia gasta a sus hermanas, se convierte luego en una novela policiaca donde esos elementos casi desaparecen, y todo se centra en aclarar no sólo los misterios del presente sino también los del pasado. Luego la acción se desarrolla con claridad, aunque parecen excesivos tanto los enredos como las deducciones a lo Sherlock Holmes de Flavia, empeñada en ganar la carrera de los descubrimientos al inspector Hewitt.

Pero lo sobresaliente de la historia está en Flavia, que cuenta las cosas muy bien, tiene unos excepcionales conocimientos de química y es descarada, mentirosa, entrometida e insistente hasta decir basta. Sin duda, va muy por encima de su edad en sus conocimientos científicos, en sus observaciones sarcásticas, y en sus numerosos comentarios sobre música o sobre literatura; además, no desfallece ni un momento y se pasa la novela oyendo mucha información confidencial como por casualidad.

Pero sus explicaciones, a propósito de casi cualquier cosa, no tienen desperdicio. Y excelente título castellano: más apropiado que el original inglés.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares