Feria del Libro: las propuestas de nuestros críticos

¿Qué obras literarias vale la pena comprar en la Feria del Libro? Eso hemos preguntado a los críticos de Aceprensa. Cada uno escoge su preferido para este año.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

(Actualizado el 1-06-2016)

El fin del “Homo sovieticus”Adolfo Torrecilla

Adolfo compraría un libro del último premio Nobel de Literatura, la periodista bielorrusa Svetlana Alexiévich. Con El fin del “Homo sovieticus” (Acantilado, 656 págs., 25 €), Alexiévich ha querido calar en profundidad, sirviéndose de cientos de testimonios, en lo que significa ser soviético cuando el comunismo se encontraba en vías de extinción en Rusia. Setenta años de marxismo-leninismo moldearon las mentes de ciudadanos de la URSS. La autora entrevistó a centenares de ellos, que son las protagonistas de esta obra.

 

Rosy & JohnÁngel García Prieto

Su propuesta es Rosy & John, de Pierre Lemaitre (Alfaguara, 158 págs., 16 €): una historia policiaca de la serie protagonizada por Camille Verhoeven, comandante de la Brigada Criminal de París. Esta novela se puede calificar como un trhiller psicológico-terrorista-policiaco. Desde la primera página, el ritmo es trepidante y la trama, repleta de tensión. El argumento se centra en un terrorista –detenido tras un atentado en París– que amenaza con hacer estallar más bombas que dice tener programadas. Verhoeven se enfrenta con la terrible dinámica que le presenta el psicópata delincuente.

 

Quién lo diríaLuis Ramoneda

Para quien busque poemas, Luis sugiere Quién lo diría (Tusquets, 150 págs., 14 €). El autor, Eloy Sánchez Rosillo, ha desarrollado una obra coherente y sugestiva que se aleja del hermetismo, lo cual no significa que sea facilona, porque la claridad profunda de sus composiciones está muy elaborada. Un aspecto especialmente atractivo es la capacidad de admirar, de contemplar, de cantar a la naturaleza y a la vida, de extasiarse, que logra transmitir. Además, el poeta se enfrenta también a la muerte, al dolor, al misterio, al paso del tiempo, pero nunca con sentido derrotista y pesimista: siempre con gratitud y esperanza.

 

Alfonso Álvarez de Mon

Entre los libros publicados recientemente, le ha gustado en especial ¡Qué pequeño es el mundo!, de Martin Suter (Libros del Asteroide, 368 págs., 20,95 €), historia que gira en torno a los Koch, una familia suiza propietaria de un grupo empresarial que tiene al frente a una mujer de hierro, Elvira. Konrad, el casero ya mayor a cargo de la mansión de los Koch en Corfú, provoca por descuido un incendio que la reduce a cenizas. Compadecida de Konrad, Elvira se resiste a aplicar en este caso el estilo eficiente por el que ha triunfado en los negocios. Pero su compasión acaba provocando crecientes dificultades, porque la memoria errática y caprichosa de Konrad amenaza con poner al descubierto secretos de familia.

 

El niño en la cima de la montañaReyes Cáceres

Reyes tiene una propuesta que puede gustar a quienes recuerdan con agrado a John Boyne por El niño del pijama de rayas. Su nueva obra, El niño en la cima de la montaña (Salamandra, 256 págs., 19 €) arranca en 1935 en París en 1935 donde vive Pierrot, hijo de padre alemán y madre francesa. Su infancia se trunca con la trágica muerte de sus padres. Su tía de Alemania lo acoge en la casa donde trabaja como ama de llaves, en los Alpes bávaros. Se trata del refugio donde reside Adolf Hitler. Pierrot es domesticado en el espíritu nazi. En 1945, con el final de la guerra y caída del nazismo, el chico vuelve a París. Boyne cierra el relato con un desenlace en el que el protagonista intenta redimir su culpa.

 

El señor ManiRafael Gómez Pérez

Opta por El señor Mani (Duomo, 402 págs., 20 €), de uno de los grandes escritores israelíes actuales, A.B. Yehoshua. Es la crónica de la familia Mani, desde el siglo XVIII hasta 1990. Los Mani son de origen sefardí y a través de sus historias se tiene una idea detallada de la vida de los judíos en Turquía, en Atenas, en Beirut, en Creta y, sobre todo, en una Jerusalén que es la verdadera protagonista de la novela.

 

Shane y otras historiasLuis Daniel González

Propone una visita literaria al Oeste norteamericano, con la guía de Jack Schaefer. Su primera novela abre el volumen Shane y otras historias (Valdemar, 293 págs., 22 €). Más de una vez ha sido elegida la mejor obra del género por la Asociación de Escritores de Western. En ella se basó la película Raíces profundas y se inspiró el western de Clint Easwood El jinete pálido. El protagonista es un desconocido que se presenta con un “llamadme Shane” y se queda a trabajar en una granja. Cuando el potentado del lugar empieza a amenazar a los granjeros, Shane decide actuar. La novela pivota sobre lo que no se cuenta y el lector se imagina el pasado secreto de Shane. La edición contiene varios relatos cortos más de la vida en el Oeste, que tienen un tono cordial e incluso humorístico.

 

La legión perdidaJavier Cercas Rueda

Los aficionados a la novela histórica, dice Javier, disfrutarán con La legión perdida, la última entrega de la saga sobre Trajano de Santiago Posteguillo (Planeta, 1.140 págs., 22,90 €). Cuenta, por un lado, el episodio de la legión de Craso cuyo rastro se perdió en Partia en el año 53 a.C.; por otro, en capítulos intercalados, los diez años finales de Trajano a partir del 107 d.C., tiempo dominado por su campaña en Asia. El buen trabajo del escritor es evidente, y seguramente esta es la mejor de sus tres novelas sobre Trajano. Un emperador audaz y prudente, que consigue más de los suyos apoyándose en su lealtad antes que en el miedo.

 

La familia KarnowskyAlberto Portolés

La familia Karnowsky, de Israel Yehoshua Singer (Acantilado, 553 págs., 29 €), es su elección. Esta novela publicada en yiddish en 1943, recrea tres generaciones de la familia Karnowsky que viven en dos escenarios distintos, Berlín y Nueva York. En la primera, el abuelo se rebela contra la actitud pueblerina de los judíos de Polonia y se traslada con su mujer a Berlín, donde las corrientes judías son más avanzadas. La segunda generación es la de su hijo, Georg, que se aleja de las tradiciones familiares precisamente cuando los nazis llegan al poder. Y la tercera tiene como protagonista a Yegor, un fracasado que no se adapta a la vida en Nueva York ni a su condición de judío. Lo mejor de esta ambiciosa novela es la confluencia de caracteres y el retrato de las costumbres y tipos judíos.

 

La puerta de los ángelesVicente Trelles

¿Por qué no comprar una obra singular como La puerta de los ángeles (Impedimenta, 231 págs., 21 €)? La autora, Penelope Fitzgerald, nos introduce en el Angelicus un ficticio college de Cambridge que no permite la entrada de mujeres dentro de sus muros, por lo que sus miembros deben permanecer solteros. Allí enseña Física el profesor Fred Fairly, que un día conoce a Daisy, una joven enfermera de la que se enamora. Si sigue los dictados de su corazón, perderá su puesto de trabajo. Si guiado por la cabeza, permanece en el Angelicus, se quedará sin la chica. Bajo un ropaje aparentemente sencillo de novela romántica, Fitzgerald ofrece una novela con una gran carga intelectual que aumenta el interés de la lectura.

Almas muertasAlberto de Frutos

Por su parte, Alberto de Frutos recomienda un clásico: Almas muertas, de Nikolái Gógol (Cátedra, 424 págs., 20,60 €). Se trata de la cumbre narrativa de este escritor ruso, que incluye el retrato, por un lado, de un magnífico personaje –el estafador Pável Ivánovich Chíchikov– y el de un país, Rusia, objetos de una sátira de miras “regeneracionistas”. Gógol fue todo un maestro del sarcasmo, grande mientras se mordió la lengua de la compasión.