Etiquetas. Viaje por el Mediterráneo

TÍTULO ORIGINALLabels: A Mediterranean Journey

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Península. Barcelona (2002). 222 págs. 12 €. Traducción: Jordi Fibla.

Tras la publicación en 1928 de su primera novela, Decadencia y Caída, el joven Evelyn Waugh (ver servicio 107/01) emprende un crucero por el Mediterráneo, haciendo escala en puertos característicos de un viaje de placer. Esos lugares, ya etiquetados por el imaginario urbano y moderno (Italia, desordenada y barroca; Turquía, exótica y grandiosa), están dispuestos para ser consumidos por la nueva clase de viajero que surge tras la Gran Guerra, el turista. Evelyn Waugh (1903-1966) escribe Etiquetas, el primero de un serie de libros de viajes, a medio camino entre el recuento de peripecias -muy divertidas-, la crónica de un periodista -no sigan sus recomendaciones- y el diario de un viajero -finísimo y certero observador.

Nos cae un poco lejos este sofisticado estilo de viajar (champagne, mozos de hotel, fiestas en la embajada, sitios insólitos, sobrecargos serviciales) y -salvo Malta y Montecarlo- el resto de lugares que visita el escritor inglés han cambiado completamente. La gracia está en el peculiar punto de vista y el personalísimo estilo de Waugh al relatar su periplo. De ninguna manera, y como parece dar a entender el título, se afana el autor de Brideshead Revisited en desafiar las etiquetas con las que se han clasificado los distintos lugares visitados. Evelyn Waugh las acepta y juega con ellas (Egipto es fascinante pero no por las pirámides sino por un circo que parece fuera de lugar o por sus barrios bajos; no es la Acrópolis, es la vida nocturna de Atenas lo que le resulta encantador de Grecia), y afianza su olímpica, absoluta e inmisericorde distancia con respecto a lo que relata, un motto que permanecerá en la casi totalidad de su trayectoria literaria. Juicios sorprendentes (como la opinión que le mereció la pintura pompeyana, la arquitectura de Cnossos o la Esfinge) que aparentan estar hechos con una indolencia enorme, pero destilan un calculado desinterés por el sentido histórico o por ponerse en lugar de los otros. Y todo, muy digerible -la traducción es magnífica- e incluso exquisito gracias a la marca de la casa, una bien dosificada y fría ironía que barrena el cosmopolitismo de una época y de una clase social.

Julián Montaño