En Siberia. Náufragos de tierra

TÍTULO ORIGINALIn Siberia

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Península. Barcelona (2000). 336 págs. 2.600 ptas.Traducción: José Manuel Álvarez Flórez.

En las minas arruinadas de Vorkuta, antiguos campos de trabajo y muerte, Colin Thubron (Londres, 1939) encuentra un mensaje escrito en una piedra: “Yo fui desterrado en 1949 y mi padre murió aquí en 1942. Recuérdanos”. Y en Siberia recuerda el presente de estos náufragos de tierra.

Desde que Julio Verne y el zar de todas las Rusias mandaron al capitán Strogoff con un mensaje a Irkutsk, la imaginación ha sembrado de tópicos la realidad siberiana; desde Dostoievski hasta Solzhenitsin, la Siberia más verdadera es absolutamente literaria: frío, taiga de abedul y pino silvestre, transiberiano, gulags y, acaso, tigres. Colin Thubron, uno de los mejores especialistas de la literatura de viajes (ver servicio 105/98), acerca al lector aquel yermo rural al que se arrojaban los bacilos del cuerpo del Estado. Y formula algunas preguntas de esas que arrancan con un “porqué”: el dolor, la capacidad de sufrimiento, la resignación, la obediencia, la esperanza. Para responder, Thubron toma el camino de los paisajes, las memorias ajenas y, sobre todo, las personas vivas: el vagabundo, Viktor (un supuesto nieto de Rasputín), mujeres que han guardado la fe ortodoxa en iconos como altares portátiles, científicos enloquecidos, Vasil (el pescador de tímalos y salmones), Kunga-Boo (el último chamán), el párroco melquita y polaco de Krasnoiarsk…

Cuando Thubron parte solo de los Urales en un viaje por un territorio vedado hasta hace unos años a cualquier viajero occidental, el autor teme que su viaje se desvanezca en un espacio tan vasto. Quizá por eso combina magistralmente los paisajes fotográficos e impresionistas, las leyendas del pasado con la memoria inmediata, el diálogo con el pensamiento. Thubron no emprende una peregrinación al centro de su identidad (aunque se encuentre), ni escribe para reinventarse a sí mismo, sino por pura necesidad de saber, de explicar Siberia con un argumento principal: su gente. El narrador encuentra con los siberianos la prosa medida y sugerente, el diálogo, las preguntas y buenas respuestas.

José Antonio Pérez Aguirre