En busca de un mundo mejor

TÍTULO ORIGINALIn Search of a Better World

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Paidós. Barcelona (1994). 314 págs. 2.000 ptas. Edición original: Routledge, Londres (1992).

Con este genérico título se publica ahora la traducción de 16 textos de Karl Popper (1902-1994), entre artículos y conferencias. Los originales abarcan un periodo de más de treinta años y han sido ordenados en tres partes: sobre el conocimiento, sobre la historia, y una miscelánea. En Paidós están publicadas también dos obras importantes de Popper: Conjeturas y refutaciones y La sociedad abierta y sus enemigos. Los textos no añaden mucho a eso, pero tienen la ventaja de dar una idea suficiente del mundo de Popper en forma digerible para el lector medio; culto, eso sí.

A su vez, los dos grandes temas de Popper están unidos umbilicalmente: porque existe una verdad objetiva, pero es imposible dar con ella por completo, el hombre sólo puede llegar a conjeturas. Por eso, cualquiera que presente una visión cerrada de la historia -singularmente Platón, Hegel y Marx- están equivocados y hacen por eso un gran daño.

La crítica de Popper al positivismo y al relativismo, desde algunos presupuestos comunes, es bastante contundente y uno de los mejores valores del libro. Sin embargo, la enemiga de Popper a la unidad, en la que ve siempre el riesgo de totalitarismo, resulta excesiva. Aparte de que, defendiendo como método el de la libertad, es muy improbable que se llegue a dar esa unanimidad.

Karl Popper, que da la impresión de desconocer bastante el cristianismo (basta ver su idea tan desenfocada de San Agustín, al que parece no haber leído en directo), podría haber llegado a la parábola del trigo y la cizaña, una profecía en realidad de que la sociedad, en cuanto a las creen cias, permanecerá abierta. Al menos si se observan los grandes ciclos de siglos y no lo poco que alcanza a ver una vida humana, aunque sea tan larga como la de Karl Popper.

Rafael Gómez Pérez

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares