En busca de Klingsor

Jorge Volpi

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seix Barral. Barcelona (1999). 444 págs. 2.400 ptas.

Tras largos años sin convocarse, el Premio Biblioteca Breve reaparece en 1999 concedido a un joven autor mexicano (1968), que narra una compleja historia de intriga, ambientada en la postguerra. Un teniente norteamericano, consultor científico de su país, llega a la ocupada Alemania con la misión de identificar y detener a “Klingsor”, nombre clave del desconocido responsable de los proyectos de investigación científica que estuvieron a punto de conseguir para Hitler la bomba atómica.

La acción se divide en dos planos paralelos: las fatigosas pesquisas de un joven ingenuo, y las rememoraciones y reflexiones del maduro matemático alemán que le sirve de guía. Cada uno a su modo, impulsan paralelamente los acontecimientos, en un artificioso entramado cuyas pretensiones científicas, poco convincentes, son causa directa del excesivo número de páginas que tiene el libro.

El autor incurre en una sobrecarga de documentación, digresiones, vulgarizaciones técnicas, etc., que oscurecen con su desmesura barroca los elementos novelísticos, dejándolos debilitados y faltos de interés. Su propósito de fundir cultura científica y técnica de best-seller comercial se salda con un resultado farragoso y poco ameno.

El tema, muy actual, de los límites éticos de la investigación científica se resuelve en un tejido evasivo de desconciertos y perplejidades. De entre el caos de incertidumbres surge, de modo poco espontáneo y escasamente oportuno, el relato de las perversiones eróticas de uno de los personajes, descritas con la minuciosidad propia de un experimento de investigación.

Pilar de Cecilia

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares