Ellas tienen la palabra. Dos décadas de poesía española

Varias Autoras

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Hiperión. Madrid (1997). 669 págs. 3.000 ptas.

Todas las antologías pretenden ofrecer un panorama determinado. El de esta que comentamos abarca los últimos veinte años de poesía escrita por mujeres y añade un trazo más a otra antología publicada por la misma editorial en 1985 con el título de Las diosas blancas. Ahora, Ellas tienen la palabra reúne las voces de 41 autoras nacidas entre 1950 y 1971; su objetivo es mostrar las peculiaridades de las actuales poetas (rechazan el término poetisa, que consideran discriminatorio y despectivo) y analizar cómo la mujer actual interpreta el mundo y cómo lo vive.

El extenso prólogo de Noni Benegas señala que en la poesía escrita por mujeres se ha reemplazado el tópico femenil de antaño por la variedad de personas, “cada una con su voz y su entidad propia dentro del poema”. En el aspecto formal, el efecto más lógico es la revisión irónica de los lenguajes tradicionales, desde el Siglo de Oro a las vanguardias o al modernismo. Al tiempo, su tarea se orienta al bastidor del poema, a las estructuras gramaticales, a la adaptación de técnicas cinematográficas, a la introducción de aspectos del lenguaje coloquial, etc.

Todo eso, no obstante, no diferencia en mucho a mujeres y a hombres, como se puede comprobar en otras antologías; será el gusto del lector y la calidad de las autoras los que delimiten su verdadero alcance. En este sentido, valen las palabras de Amalia Bautista al ser preguntada por su concepto de poesía: “Detesto los poemas en los que el autor no sabe cómo terminar, los que no son más que una sucesión caótica de sensaciones pretendidamente poéticas, no tienen una estructura clara y suelen ser pretenciosos y barajables…, aquellos en los que el orden de los versos, casi nunca medidos ni rítmicos, pueden alterarse a capricho, sin que se altere el sentido del poema porque el poema no tiene, ni antes ni después, ningún sentido”.

Es un buen criterio. Y, de acuerdo con ese mismo criterio, cabe destacar algunos poemas de Ángeles Mora, María Antonia Ortega, Neus Aguado, Blanca Andreu, Concha García, Isla Correyero, Lola Velasco, María Rosal, Aurora Luque, Amalia Bautista, Almudena Guzmán y Ana Merino.

Pedro L. López Algora

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares