El viaje a Trieste

Harmut Lange

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Juventud. Barcelona (1995). 111 págs. 900 ptas.

El clima de esta breve novela recuerda al de Muerte en Venecia, de Thomas Mann, y también su intensidad y melancolía. De nuevo un intelectual alemán acude al atractivo de Italia, esta vez de vacaciones con su familia. Un leve tono de misterio, centrado en la fragilidad de los sentimientos humanos, recorre la novela, que tiene un sorprendente final. Todo en un tono menor, pudoroso, intelectual. El tema fundamental de El viaje a Trieste es el de la enfermedad, que pone de manifiesto la realidad de los afectos e intereses de la familia, el anhelo de trascendencia y de amor verdadero, la necesidad de ser valorado plenamente…

Todo ello, rodeado de una constelación de temas menores, como el turismo, la ópera, los sueños y los símbolos, el mundo de los niños… Montag, intelectual consagrado, prestigioso doctor honoris causa, comprueba en su vejez, cuando la muerte está próxima, que las grandes cuestiones existenciales, como la vida y la muerte, apenas tienen peso específico en la vida de sus seres queridos, atrapados por una mentalidad pragmática y mecanicista.

La prosa es tersa y fría, de gran belleza, aunque en ocasiones demasiado distante de la tragedia que narra y epidérmica a la hora de profundizar en los sentimientos de los personajes. El viaje a Trieste, a pesar de su brevedad, es una novela densa, de esas que mueven a la reflexión y al goce estético.

Magdalena Velasco