El triunfo de los días

José Antonio Gómez Coronado

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Rialp. Madrid (2002). 68 págs. 7 €.

Casi una efemérides: cincuenta años después de aquel aldabonazo que supuso Don de la ebriedad en la poesía española, el premio Adonais recae en un poeta inédito de veintiún años (sevillano y estudiante de Medicina, por más señas) cuyo verso recuerda muy de cerca aquel deslumbrante endecasílabo blanco de Claudio Rodríguez.

El triunfo de los días consta de tres partes: “El alba”, un recorrido por el día como vivencia de los ciclos de la naturaleza; “El mar”, que contempla las aguas extendidas como un signo de lo absoluto que trasciende la muerte del individuo y su anecdótica existencia; y “El olvido”, de tono más experiencial, donde surgen temas como el amor, la amistad y la muerte, observada como reintegración del yo a la naturaleza: un irse, pero también un quedarse. Aparecen también una visión mitificadora de la infancia como paraíso perdido y el tema del sueño como evasión de la identidad adulta y reencuentro con ese edenismo infantil.

Ni que decir tiene que esta vivencia de la naturaleza y esta consideración de la muerte y la vida hacen pie en un animismo vagamente heredero del de Claudio Rodríguez, de filiación a su vez romántica, o en la vertiente más telúrica de un Neruda: véase el arranque del libro, en el que se presenta esa naturaleza no como mera prosopopeya o trasposición del espíritu humano, sino como sustancia o vida autónomas, poseedoras de voluntad propia. “¿Cómo podrá saber su afán el día? / ¿Y su luz y su sombra y su mañana? / ¿Cómo podrá la noche oscurecerse / tanto que su ceguera se consuma / y alumbre al fin el alba? ¿Cuántos álamos / han de agitar sus ramas sobre el viento / para crear de nuevo lo creado / sobre otra plenitud más acabada?”. Otro ejemplo: “todo es quietud y todo se transforma, / todo nace al instante, todo muere, / todo sabe su oficio y sólo el viento / lentamente se escapa y lo repite”.

Poesía de la naturaleza, en suma, con un afán totalizante o cósmico y un discretísimo biografismo en algunos poemas: una rareza en estos tiempos, que parecen preferir la poesía de la Historia (cuando no de la pura actualidad) y el personalismo exacerbado (cuando no la confesión de diván o de tocador). Más allá de las referencias literarias -y de un vocabulario y unas derivaciones delatores: “crear de nuevo lo creado”, etc.-, esa vibración del endecasílabo de El triunfo de los días produce una impresión de intensidad que es muy de agradecer, entre otras cosas porque le devuelve a uno un margen de confianza en un premio Adonais que llevaba algún tiempo sin ser lo que fue.

Gabriel Insausti