El sueño de la Historia

Jorge Edwards

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tusquets. Barcelona (2000). 412 págs. 2.500 ptas.

Un intelectual chileno de mediana edad regresa a su país tras años de exilio en España, desde la caída del presidente Salvador Allende. Al volver, todavía con Pinochet en el poder, pero ya muy debilitado, se establece en Santiago y se dedica a reconstruir la historia de un arquitecto italiano, constructor de la Casa de la Moneda y otros edificios notorios de la ciudad. El hallazgo de viejos documentos le permite evocar la figura de este progresista ilustrado del siglo XVIII, desde la óptica de su propio progresismo contemporáneo de izquierda filocomunista. Este personaje, apodado el Narrador, es la voz que descubre, desde la desilusión de su sueño regeneracionista, el paralelismo entre la época actual y el espíritu de los ilustrados que promovieron los primeros intentos independentistas en la América española.

La acción corre paralela entre dos épocas, ya concluidas, teñida más de nostalgia que de renuncia, con una aceptación escéptica de las diferencias entre sueño y realidad. El manejo de este doble plano narrativo demuestra notable pericia técnica, mucha imaginación, a la vez que conocimiento del pasado y gran poder evocador de rasgos costumbristas ambientales. Santiago, tanto en el momento de su crecimiento urbano, hace doscientos años, como en las vísperas del referéndum que en 1988 puso fin al gobierno militar y marcó el retorno a la vía democrática, está descrito con una viva expresividad en sus calles y ambientes. A convertir la ciudad en personaje principal contribuye decisivamente la cálida y flexible textura del estilo, muy localista en sus giros y léxico, aunque en conjunto se deja entender por lectores de otros ámbitos hispanohablantes.

Edwards, como es habitual en su producción, mezcla en la trama sexo, política y violencia policial. Pero es más sobrio que otras veces en los detalles concretos de torturas, interrogatorios y escabrosidades. Sin embargo, alguna página puede afectar a la sensibilidad de quien no se acerque con demasiada frecuencia a novelas inclinadas al realismo costumbrista.

Pilar de Cecilia

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares