El primer círculo

Tusquets. Barcelona (1992). 749 págs. 4.000 ptas.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El primer círculo es la historia de una supervivencia. Solzhenitsyn la redactó entre 1955 y 1957. El manuscrito sufrió diversos avatares editoriales y de censura, que llevaron al autor a reescribirla definitivamente en 1968.

El primer círculo recrea el ambiente de una prisión especial adonde iba a parar la élite intelectual de la extensa red penitenciaria soviética. Las sharashkas constituían el llamado primer círculo, que otorgaba a los condenados una serie de privilegios de los que se carecía en otros lugares.

Todas las historias personales -reales y conocidas por el autor- reflejan el horror del individuo frente al Estado policial. Por la novela transitan las vidas dramáticas de un buen puñado de personas encarceladas a finales de los años 40. Con gran minuciosidad, Solzhenitsyn reconstruye un rompecabezas sobre la miseria y la dignidad humanas. Cada pieza es un ser humano, complejo, creíble, perfectamente representado. Seres que lo han perdido todo, que no esperan nada de la vida.

A través de un prodigioso sentido del ritmo interior de los personajes, asistimos a escenas plenas de dramatismo, como el patético encuentro anual de los presos con sus esposas, o la despedida de un grupo de reclusos, que marchan sin nada hacia un destino desconocido. El primer círculo asombra por las actitudes de sus protagonistas: la humillación y la mentira no apagan el amor fiel, los gestos generosos, la amistad desinteresada, el afán de verdad. Como responde un preso a un oficial: “El hombre al que ustedes hayan quitado todo, ya no está supeditado a ustedes, ya vuelve a ser libre”

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares