1540-1

El penúltimo negroni

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2021)

Nº PÁGINAS336 págs.

PRECIO PAPEL19,90 €

PRECIO DIGITAL9,99 €

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El periodista David Lema ha realizado una selección de más de cien artículos de los 5.000 que escribió David Gistau (Madrid, 1970-2020), una de las voces más destacadas del periodismo reciente español. Gistau pasó por La Razón, ABC y El Mundo. También fue corresponsal de guerra en Afganistán, cronista parlamentario y guionista de televisión. Es autor de tres novelas y de un libro de relatos.

Fue en el diario La Razón cuando pasó del reporterismo al columnismo, género en el que cosechó mucho prestigio. Sus columnas, con sus notas distintivas, continuaban la tradición de los grandes columnistas del siglo XX y XXI, como Julio Camba, Chaves Nogales, Josep Pla, Agustín de Foxá, Álvaro Cunqueiro y Francisco Umbral, entre otros. Como escribe David Lema en la introducción, “el hallazgo de David Gistau fue rasgar los géneros, ensanchar la columna hasta más allá de lo canónico”.

Con gran naturalidad y desinhibición, Gistau se convirtió en el cronista de su generación, en un contexto que arranca biográficamente en la Transición española, pero que se consolida durante finales del siglo XX y las primeras décadas del siglo XXI. Escribe sobre la guerra de Irak, la crisis de finales de la década del 2000, los años de José Luis Rodríguez Zapatero, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez como presidentes del gobierno, la crisis de los grandes partidos políticos y la irrupción de nuevas formaciones políticas, como Podemos y Vox. A la vez, son años de grandes cambios en el terreno social y moral.

La selección comienza con una serie de columnas agrupadas bajo el título de Rosebud (sobre el tiempo perdido no pasado), con muchas referencias a su propia vida, a su estrenada paternidad, a los vaivenes de su biografía, a su formación, a su pasado íntimo: son columnas, quizás las más conseguidas, que forman parte de unas memorias subjetivas y pasionales. También hay un buen muestrario de los artículos que escribió durante su etapa en 2001 como corresponsal de guerra; crónicas parlamentarias; columnas sobre aspectos cotidianos, culturales, sobre la ciudad de Madrid y sobre algunos de sus escritores favoritos, como Umbral; y algunos artículos sobre el fútbol y el boxeo, otras de sus pasiones.

Esta selección ayuda a conocer mejor su manera de concebir el periodismo, que es un reflejo de su modo de entender el mundo. Lema destaca cómo el columnismo de Gistau se sostiene sobre su mirada literaria, individualista, divertida, compasiva, a veces cínica y sarcástica.