9788416964512_L38_04_l

El paseo

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALDer Spaziergang

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2016)

Nº PÁGINAS88 págs.

PRECIO PAPEL12,30 €

PRECIO DIGITAL7,59 €

TRADUCCIÓN

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Se cumple el centenario de esta breve novela, de 1917, y Siruela lo conmemora con una edición especial que incluye un prólogo de la escritora Menchu Gutiérrez. El paseo condensa el extraño pero fascinante mundo literario y personal del suizo Robert Walser (1878-1956), cuyo prestigio no para de crecer.

Se han traducido ya muchas de sus obras, como Los hermanos Tanner, El ayudante, Jakob von Gunten, Vida de poeta o La rosa, que contiene un conjunto de prosas breves, diálogos, notas, impresiones de paseos, reseñas de libros, artículos o reflexiones. También se tradujo el libro póstumo Historias de amor –publicado en 1978, en el centenario del autor–, donde se recogen apuntes e historias inacabadas que dan al conjunto sensación de provisionalidad. Todas esas obras fueron escritas entre 1904 y 1925, antes de la enfermedad mental que padeció y que le llevó a vivir recluido en un sanatorio desde 1929 hasta su muerte.

Se considera a Walser maestro de reconocidos escritores de prestigio como Kafka, Hesse, Musil, Canetti, Mann, Benjamin o Magris. En España, la huella de Walser es visible en las obras de Enrique Vila-Matas.

El paseo es un sensacional ejercicio de estilo. El narrador sale de paseo en una mañana luminosa y alegre, con un estado de ánimo “romántico-extravagante”. Todo lo que contempla le da “la agradable impresión de cordialidad, bondad y juventud”. El paseo es una terapia, una manera de ser consecuente con su apego al reposo y a la moderación. Pasear es, para el poeta, una actividad “imprescindible, para animarme y para mantener el contacto con el mundo vivo, sin cuyas sensaciones no podría escribir media letra ni producir el más leve poema en verso o prosa”. Nada destacable le sucede al paseante durante su recorrido: saluda a personas, realiza gestiones, almuerza, descansa, visita un parque, etc.

Al hilo de todas estas menudencias, y con un estilo sobrio y solemne, deliberadamente literario, Robert Walser –un escritor errante, desvalido, solitario, servicial– reflexiona sobre la vida, el amor, la alegría, la felicidad… Sin embargo, al final del recorrido, y ya de vuelta a casa, un pensamiento sombrío le acompaña cuando ya todo está oscuro.


(Versión actualizada de la reseña publicada el 4-12-1996 sobre la primera edición española de esta obra)

<!–[if gte mso 9]>