El paraíso de los mortales

Luis Mateo Díez

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alfaguara. Madrid (1998). 301 págs. 2.600 ptas.

El núcleo de la acción de esta novela abarca un tiempo muy breve, dos días y dos noches, aunque en su totalidad el relato ocupa veinte días de un verano: Mino, el protagonista adolescente, cargado de suspensos, se queda en la ciudad mientras su familia se marcha de vacaciones; la rutina de sus días la rompe una llamada de teléfono que le comunica el fallecimiento de su tío Fabio.

A partir de ese instante, Mino es arrastrado a un extraño ambiente habitado por esperpénticos personajes decadentes, que pululan por la vida sin objeto ni fin. El colmo de lo disparatado lo alcanza un personaje -mitad cirujano, mitad forense- que descuartiza cadáveres en busca de la difícil línea divisoria entre la vida y la muerte: en esta fase del relato, parece que Mateo Díez quiere producir en el lector las más desagradables sensaciones; el autor juega a dar el nombre exacto a las impresiones más abyectas que puede causar una escena situada en una cueva o sótano en el que se guardan y se descuartizan cadáveres.

La novela está escrita en un cuidado y bruñido estilo puesto al servicio de un raro simbolismo que quiere -por una parte- difuminar la diferencia entre la vida y la muerte. Por otra, este desfile de extraños personajes degenerados parece orientado a obtener la conclusión de que la vida es un absurdo, un conjunto de despropósitos. Con sutil ironía, el autor reparte bofetadas a todos los valores humanos, a las instituciones -especialmente al estamento eclesiástico- y a todo orden establecido. El lector se pregunta a qué viene esto y a qué extraña causa sirve la afilada pluma de Luis Mateo Díez.

Carmen Riaza