51qm53hm29L._SY445_QL70_

El Papa de la misericordia

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2015)

Nº PÁGINAS286 págs.

PRECIO PAPEL18,50 €

PRECIO DIGITAL12,99 €

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Santo Padre, usted está cambiando el mundo, le dije. Era una constatación de lo que veo cada día en mi trabajo. Por un instante se quedó quieto. Luego, casi sin volverse, con una sonrisa cómplice y con un tono mitad en serio, mitad en broma, respondió: ¡Ojalá lo consiga! Y se fue”.

Esta es una de las anécdotas de Papa Francisco vividas por el periodista español Javier Martínez-Brocal, director de la agencia de noticias televisivas Rome Reports. Las recoge en El Papa de la misericordia, el libro en el que este corresponsal y vaticanista analiza los rasgos más sobresalientes del pontificado actual, a la vez que revela detalles inéditos de la personalidad de Jorge Mario Bergoglio, y cómo son sus días en el Vaticano.

El autor sabe unir episodios cotidianos de la vida del Papa Bergoglio con sus grandes discursos y sus viajes dentro y fuera de Italia, desde su visita a Lampedusa en julio de 2013 hasta sus encuentros con los líderes mundiales como Putin y Obama, a los que –según Martínez-Brocal– pidió oraciones.

Especial hincapié se hace en la convocatoria del presente Año Jubilar de la Misericordia (en un apéndice se recogen numerosos textos de Papa Francisco sobre la misericordia, la confesión, la contrición, el perdón, etc.), pero también se habla de los gustos del Papa, su afición al fútbol, las cartas que recibe, sus inesperadas llamadas telefónicas a personas que le han expuestos sus problemas de salud o familiares, o su relación con los periodistas que le acompañan en sus viajes.

Javier Martínez-Brocal, que informó sobre los últimos años del pontificado de Juan Pablo II y siguió todo el periplo de Benedicto XVI, ha sabido ver al Papa Francisco también a la luz de sus predecesores. Esta es no poca virtud cuando es frecuente que se aíslen los actos y decisiones del actual pontífice como si cada uno fuera único, olvidando que nada de lo que hace Papa Francisco se puede separar de sus precursores.