El misterioso caso del poderoso millonario vasco

Pedro Antonio Urbina

Ediciones Universitarias Internacionales. Barcelona (1998).208 págs. 1.700 ptas.

El misterioso caso del poderoso millonario vasco, última novela publicada por Pedro Antonio Urbina, presenta un cambio en su discurso narrativo. Hasta ahora, las novelas de Urbina se basaban en un complejo juego experimental; en ésta, la forma es más tradicional, mientras que el ambicioso planteamiento temático adquiere el protagonismo.

Urbina transforma en novela una alegoría, la de la existencia humana y el preludio de una historia nueva. A la pareja protagonista, Reinaldo y Serena, unida, orientada y dominada por un omnipotente y omnipresente Jansen, le va a corresponder “despertar el alma del mundo” a través de la elección que cambia radicalmente el sentido de su vida. Para muchos lectores, será novedad que se trascienda el ámbito de lo sentimental y psicológico, cuando estos estados se nos están vendiendo como la única realidad interior del ser humano.

Los hechos se van conociendo fragmentariamente a través de las declaraciones que, sin orden cronológico, la pareja prepara para su abogado defensor en un juicio (¿final?) que no sabemos si llegará a celebrarse. Con este recurso se crea el clima de confesión que envuelve el relato, planteado como un accidentado viaje por los lugares más variados del mundo. Urbina recrea una doble tensión: por un lado, la intriga novelesca basada en las mil peripecias que supera la pareja protagonista y, por otro, la inadecuación entre personajes y misión. Son personajes grises, masa al fin; pero segregados por el poderoso millonario vasco (¿el eterno y omnipotente rector de la historia?) para iniciar una rara misión que sólo entenderán al final del viaje.

El viaje para cumplir su misión se desvela como el peregrinar del ser humano, hombre-mujer, él-ella, hacia su destino final. Final que queda abierto, formal y temáticamente, con un misterioso “continuará”. Y ese viaje es también proceso interior; desde un yo inicial ciertamente miserable y ramplón hasta la liberación del que se comprende realizando la misión encomendada.

Como es habitual en Urbina, el lenguaje es rico y variado en los registros que trata. El amor por la palabra exacta acosa el concepto hasta manifestarlo con precisión y belleza. Si los diálogos caracterizan perfectamente a los personajes, las descripciones -sobre todo de la naturaleza- alcanzan una riqueza visual sorprendente.

Se materializa así un modo literario de decir la realidad: el misterio de la palabra-belleza refleja el misterio de la existencia humana.

Francisco Andrés del Pozo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares