El miedo a los bárbaros. Más allá del choque de civilizaciones

Galaxia Gutenberg. Círculo de lectores. Barcelona (2008). 308 págs. 19 . Traducción: Noemí Sobregués.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El reciente Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales analiza los errores actuales de Europa en el modo de tratar a los “bárbaros”, es decir, a los que de un modo u otro consideramos menos humanos, pero -podemos añadir- viven en nuestro país o tenemos relaciones políticas con ellos. Todorov abre su ensayo con su teoría sobre la diferencia entre barbarie y civilización, como instrumento conceptual desde el que iluminará el resto de su libro. Este se organiza en torno a los términos de carácter político y cultural que hoy se manejan en los medios de comunicación y que responden a los cambios provocados por la convivencia en el mismo Estado de personas de distintas procedencias culturales, étnicas y religiosas. Este análisis lo hace desde la más estricta actualidad, y en confrontación con la teoría de Huntington sobre el choque de civilizaciones.

Todorov presta especial atención al islam a lo largo de todo su ensayo y hace un fino análisis en el que, entre otras reflexiones, acusa de maniqueísmo y de superficialidad a la consideración del terrorismo como una guerra de religión. Todorov analiza el problema de las identidades colectivas y su relación con el Estado y la nación; la nueva identidad de Europa en sus relaciones con otros Estados y culturas desde un planteamiento políticamente correcto. Su horizonte de razonamiento es el Estado democrático de derecho, como última instancia reguladora de las relaciones humanas, y cierto relativismo multicultural. En cambio, en otros capítulos, este búlgaro afincado en París salta esa frontera autoimpuesta para intentar llegar a la esencia de lo humano y de lo cultural.

Tzvetan Todorov analiza ciertos problemas clave en un capítulo dedicado especialmente a ellos: las caricaturas sobre Mahoma, el asesinato de Theo van Gogh, el discurso de Benedicto XVI en Ratisbona. Y su exposición se hace, sobre todo, a partir de hechos, situaciones y problemas conocidos por los medios de comunicación.

Por otro lado, Todorov no deja de traer a la consideración la Ilustración, varios filósofos conocidos, diversos personajes y hechos históricos para sustentar su personal análisis y darle más profundidad y calado ensayístico, pero sin perder de vista al gran público no especializado.

Su idea rectora o su pregunta clave inicial y a lo largo de la multitud de casos concretos que cita, es: ¿podemos emplear los mismos criterios para juzgar actos procedentes de culturas distintas?

La clasificación de los países en grupos -con la que abre su prólogo- conforme a cómo reaccionan ante la nueva coyuntura es otra de sus herramientas conceptuales: países del apetito, países del miedo, países de la indecisión y países del resentimiento. El autor la explica de modo claro y la mantiene hasta la propuesta con la que cierra su ensayo: la liberación de esas pasiones, el abandono de la relación de rivalidad y confrontación para “vivir en este mundo plural en el que la afirmación de uno no pasa por destruir o someter al otro”.