El último suspiro del moro

The Moor's Last Sight

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Plaza & Janés. Barcelona (1995). 491 págs. 2.750 ptas.

El forzado retiro del autor parece haberle resultado fructífero, a juzgar por la exuberancia barroca de su última novela. Narra la historia de una familia india formada por una cristiana de origen portugués y un judío de remota ascendencia sefardí, una de cuyas antepasadas quizá fue amante del último rey moro de Granada. Establecida en la colonia portuguesa de Goa, la rica tribu interracial e interconfesional de los Zogoiby da Gama se traslada a Bombay al tomar el gobierno hindú Goa en 1961.

La crónica de esta estirpe, dedicada a todo tipo de comercio, lícito e ilícito, está realizada en primera persona por su único y último descendiente varón, que escribe prisionero en una misteriosa torre de la serranía penibética, donde ha sido secuestrado por un pintor enloquecido.

El autor mezcla magia y realidad, exotismo costumbrista y realismo mágico, para hacer una síntesis de la tortuosa historia de la India y, a la vez, un resumen de la cultura europea desde el Renacimiento hasta nuestos días. Sobre el complejo entramado de razas y culturas que es la India, Rushdie elabora un tapiz narrativo voluminoso y excesivo en manifestaciones estéticas, con un lenguaje que ha sometido a durísima prueba al traductor, el excelente Miguel Sáenz.

Imaginativo y humorista, Rushdie gusta de escandalizar con posturas iconoclastas y mensajes corrosivos, donde hay mucho de superficial tras la fachada. El último suspiro del moro tiene unos cuantos aciertos técnicos indudables, pero también resulta abrumadora y fatigosa. Además, es claro que, por mucho que el autor ridiculice las creencias y la moral de los cristianos, sabe que no van a decretar contra él una fatwa o sentencia de ejecución.

Pilar de Cecilia