El león

TÍTULO ORIGINALLe lion

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Aleph. Barcelona (2002). 268 págs. 12,50 €. Traducción: Fernando Corugedo.

Después de que, con ocasión de la guerra de Afganistán, se recuperase su novela Los jinetes, ahora se publica El león, un relato de este popular escritor francés (1898-1979) que tuvo en su momento una difusión millonaria y que es un buen ejemplo de su vocación viajera. En él, un escritor de visita en la reserva de Ambolesi (Kenia), conoce a una niña de unos diez años, hija del guarda del parque, que tiene un extraordinario conocimiento de los idiomas y las costumbres locales, y una extraña sintonía con los animales, en particular con un león que cuidó desde su nacimiento. El drama se desencadena cuando un jefe masai pide a la niña en matrimonio y, para cumplir con el rito de paso a la madurez previsto en su tribu, debe cazar un león.

Kessel combina varios ingredientes: una niña de una excepcional sabiduría cuyos diálogos con el narrador en los momentos iniciales recuerdan un poco a los de El principito; unas vivísimas descripciones de la fauna salvaje y de las costumbres de los masai; un desenlace que, parcialmente al menos, es parecido al de otras historias infantiles de maduración; unos aires de drama familiar cuya resolución trágica se ve venir… Ciertamente, no son verosímiles las relaciones de la niña con los animales; se acercan a lo estúpido las actitudes deslumbradas y complacientes de los padres ante la conducta caprichosa de su hija; asombra también la postura despegada del narrador ante actitudes inhumanas, por más que revelen costumbres ancestrales de los masai. De todos modos, y aunque la popularidad del autor en los años de publicación de su libro influyera en su enorme difusión, es de justicia destacar su carácter de gran narración. Kessel fue un gran viajero que multiplicaba las repeticiones de verbos y adjetivos para transformar en un gran espectáculo todo lo que contaba, en este caso para transmitir intensidad y colorido al continuo desfile de antílopes, rinocerontes, cebras, jirafas, elefantes, búfalos…

Luis Daniel González

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares