El instinto

Sergi Pàmies

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Anagrama. Barcelona (1994). 188 págs. 1.300 ptas.

Un cazador dispara a una torre de alta tensión y deja sin luz a un pueblo en el que viven “el cazador, el cura, el alcalde y ochocientas catorce personas más, si se cuentan los muertos del cementerio”. La oscuridad hace que afloren el lado oculto, los deseos y las ambiciones de sus habitantes, y también las vidas de objetos, animales y plantas.

Con un estilo cuidadísimo, sencillo y atrayente, Sergi Pàmies (París, 1960) alterna los episodios de este pequeño mundo en dos capítulos de unas sesenta breves secuencias cada uno. De un tirón y con una sonrisa se lee con facilidad esta novela que tiene un poco de todo: desde expresiones cercanas a las greguerías de Gómez de la Serna -“el cartel de neón parece el cadáver de una serpiente”- y estupendas descripciones de la naturaleza, hasta recetas de cocina o historias de ríos. Destaca, no obstante, la visión desmitificadora y distante del autor, y el suave desengaño en que pasan la vida algunos de sus protagonistas.

En algunas ocasiones, el libro cae en lo irreverente o en lo escabroso, único contrapeso de una novela agradable en conjunto. Con ella Sergi Pàmies consiguió en 1992 el premio a la mejor novela publicada en catalán.

Pedro Luis López Algora