El informe Kristeva

Gloria Méndez

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seix Barral. Barcelona (1997). 189 págs. 1.600 ptas.

Gloria Méndez (El Ferrol, 1967) es una entusiasta escritora y viajera de talante cosmopolita, como lo demuestra esta original y sorprendente narración, difícil de clasificar en un género concreto.

La autora, en el prólogo, presenta la obra como un “peculiar informe”, un puzzle formado por los artículos de investigación de varios autores en torno a la vida de Ana Kristeva. Esta escritora y dibujante polaca, tras una intensa relación amorosa, abandona a su marido e inicia un viaje a una de las cordilleras más altas del mundo, el Karakorum, donde descubre tres tribus desconocidas para Occidente: los moi, los acosha y los marabí. Los estudios de Ana en torno a estas culturas despertaron el interés de los antropólogos, que con sus escritos dieron a conocer estas tribus y aportaron matices distintos para reconstruir la biografía de la escritora y frustrada dibujante.

La intención de la autora es presentar una historia abierta, con una información variada que proporcione al lector la posibilidad de extraer sus propias conclusiones sobre la protagonista y la realidad o ficción del relato. Este perspectivismo, el misterio en torno a la existencia de la protagonista y la historia de amor, son los elementos esenciales que proporcionan tensión narrativa y ayudan a que el lector no se pierda en artículos que son auténticos ensayos antropológicos.

La sustitución de la estructura argumental por una variedad de artículos, supuestamente de diferentes autores, ha enriquecido El informe Kristeva con una diversidad estilística que se mueve entre el lenguaje científico propio de la antropología, el lenguaje poético de una profunda delicadeza para descubrir la vida sentimental de Ana o el lenguaje jurídico y periodístico descarnado para denunciar los abusos cometidos contra estas tribus de Asia. Todo ello, para hacer una defensa del devenir incierto de la vida sin ninguna trascendencia, con un concepto del amor como pasión -de ahí las referencias eróticas-, y la llamada a la sociedad occidental a la sencillez de vida y a la aceptación y respeto de otras culturas y formas de vida.

Blanca Vallejo Esteban