El imperio de lo políticamente correcto

El imperio de lo políticamente correcto

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALL’ empire du politiquement correc

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2021)

Nº PÁGINAS314 págs.

PRECIO PAPEL19,50 €

PRECIO DIGITAL9,99 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Aunque a menudo se denuncia la corrección política, pocas veces es analizada y, en la práctica, rara vez es afrontada si hacerlo supone un riesgo. En este libro el ensayista canadiense Mathieu Bock-Côté se propone describir “los códigos de respetabilidad que estructuran la vida política y mediática” en estos tiempos. Advierte que existe una nueva ortodoxia ideológica en el espacio público, que exige el asentimiento a sus dogmas para participar en el debate democrático.

Bock-Côté, profesor universitario en Canadá y colaborador en medios de comunicación, como Le Figaro, es un intelectual conservador, cuya influencia ha ido creciendo en los últimos años. En esta obra analiza la concepción de la democracia de lo que llama el “régimen diversitario”, en la que un pluralismo político teórico enmascara una homogeneidad ideológica de fondo, lo que hace que cada vez más gente se sienta excluida. Se impone así lo políticamente correcto, que el autor define como “un mecanismo inhibidor dirigido a sofocar, rechazar o demonizar las críticas al régimen diversitario” y que vemos en plena actividad con lo que hoy se llama la “cultura de la cancelación”.

En el capítulo dedicado a la separación izquierda-derecha, que estructura la conversación pública, reconoce que la diferencia está hoy más definida por temas de sociedad que por enfoques económicos. La izquierda se beneficia de una especie de superioridad moral, como si fuera ella quien determinara el sentido del progreso. Enfrente, una derecha calificada de “moderada” dirá que comparte los modelos sociales de la izquierda, aunque discute los medios. Incluso una derecha que se presenta como “desacomplejada” nunca desmonta una reforma “social” de la izquierda. Solo cambia cosas en el terreno de la economía, con lo que se convierte en el partido del homo oeconomicus.

Es muy agudo el capítulo dedicado a la libertad de expresión bajo el “régimen diversitario”, en el que los lobbies de minorías se erigen en profesionales de la indignación para silenciar al discrepante. Se opera así una “privatización de la censura” por parte de estos grupos, que desacreditan la libertad de expresión como una ficción al servicio de los poderosos.

En la parte final, habla del pensamiento conservador, como filosofía política que quiere refundar los términos del debate público. Este capítulo está más centrado en climas de opinión e intelectuales franceses (como Éric Zemmour o Alain Finkielkraut), si bien distingue el conservadurismo de lo que pueda suponer en Francia el Rassemblement National de Marine Le Pen, como movimiento puramente político.

El discurso de Bock-Côté despliega un pensamiento conservador, pero no reaccionario. No está en contra de la democracia liberal, pero piensa que está siendo desnaturalizada. Como nacionalista de Quebec, valora la importancia de las culturas nacionales, que considera amenazadas por la política multiculturalista.

Ilustra sus ideas con oportunas referencias a la actualidad política (el original es de 2019). El modo de expresión es claro y a menudo con frases brillantes. Sus referencias culturales son más bien francófonas, pero examina fenómenos típicos de los regímenes democráticos de Occidente, por lo que un lector español puede reconocerlos. Incluso, puede aportar ideas para valorar la recomposición de la derecha en España. 

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no eres socio, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.