El dilema del prisionero

Prisioner's dilemma. John von Neumann, Game Theory and the Puzzle of the Bomb

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alianza. Madrid (1995). 438 págs. 1.325 ptas.

Este libro cumple tres propósitos. El primero, acercar al lector temeroso de las matemáticas la teoría de juegos, haciéndola fácil de entender con una amplia riqueza de ejemplos que divierten y, como uno se descuide, le atrapan. El segundo, narrar la vida del genial matemático húngaro Johann von Neumann (1903-1957). Y el tercero, al hilo de los otros dos, ofrecer una descripción a veces escalofriante de la carrera armamentista y la guerra fría entre EE.UU. y la URSS.

Aunque la figura de von Neumann consigue despertar la admiración, el lector -no sé si racional, pero desde luego con sentido común- no podrá dejar de estremecerse ante ese científico excepcional volcado en el utilitarismo tecnológico sin, al parecer, ninguna duda de carácter moral al respecto. Su trabajo en Los Álamos, contribuyendo a la creación de la primera bomba atómica, y posteriormente en la Corporación Rand -uno de los primeros think tank-, es puesto de relieve por el autor con amenas anécdotas.

Resultan especialmente interesantes -y pavorosos- los capítulos dedicados a describir la situación creada a partir de 1950 -año en el que con seguridad se supo que los soviéticos tenían la bomba atómica-, el consiguiente desarrollo del concepto de guerra preventiva, así como ese particular “juego de la gallina” entre los EE.UU. y la URSS en la crisis de los misiles de Cuba. Las comparaciones con la teoría de juegos no sólo se aplican a la historia de enfrentamientos entre las dos potencias, sino que, afortunadamente, se explican con ejemplos de la vida diaria. Después de más de 400 páginas con dilemas, estrategias y otros “entretenimientos”, es curioso comprobar cómo el propio autor concluye con las limitaciones de la propia teoría de juegos. En definitiva, la única solución satisfactoria al “dilema del prisionero” consiste precisamente en evitar dilemas al prisionero, que, según el autor, es lo que se intenta hacer a través de las leyes, la ética y todas las herramientas sociales que favorecen la cooperación.

Aurora Pimentel

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares