El desafío islámico

TÍTULO ORIGINALThe Islamic Threat

GÉNERO

Acento. Madrid (1996). 305 págs. 2.400 ptas. Edición original: Oxford University Press. Londres (1992).

John L. Esposito, profesor del Holy Cross College, antiguo asesor del Departamento de Estado norteamericano y experto en asuntos del Próximo Oriente, ha querido desmitificar la tantas veces denunciada “amenaza islamista” y lo ha hecho de la mejor manera posible: estudiando las razones de la expansión islamista desde sus orígenes hasta nuestros días, sin ningún prejuicio “occidental”.

En contra de las ideas avanzadas por Huntington sobre el inevitable choque de civilizaciones, Esposito asegura que la comprensión de los movimientos islamistas ha sido limitada y selectiva y que resulta erróneo reducir el Islam al activismo islámico y al terrorismo. El autor considera que la noción moderna de religión como sistema de creencias personales hace de un Islam que se extiende a casi todos los aspectos de la vida e integra la religión con la política y la sociedad, algo anormal, incomprensible y amenazador.

Pero, a la hora de analizar el activismo islámico, a menudo se olvida que todas las religiones del mundo, en sus orígenes e historia, fueron maneras de vivir de las que casi nada se excluía. Y, si bien la relación de la religión con la política en el mundo occidental se ha modificado, la religión sigue siendo una forma de vida con fuerte acento en la comunidad en numerosos países de las más diferentes creencias: judíos, musulmanes, budistas, hinduistas y otros creyentes siguen las normas escritas sobre higiene, alimentación, fases de la vida y prácticas de culto.

Sólo en Occidente, a partir del Siglo de las Luces, se aplica una noción restringida de la religión, como una creencia personal que no compromete a la sociedad, lo que conlleva un cierta incomprensión, cuando no desprecio, hacia las comunidades de creyentes que ligan su existencia a su fe. Así se ha llegado a equiparar la secularización con progreso y la religión con atraso, y a creer que modernización y occidentalización van necesariamente de la mano.

¿Por qué se percibe el islamismo como una amenaza en Occidente? “Para los gobiernos occidentales -afirma Esposito en sus conclusiones-, tanto tiempo acostumbrados a las alianzas pragmáticas con regímenes escasamente democráticos y represivos pero dominados por elites de orientación occidental, el salto a lo desconocido de un posible fundamentalista dista mucho de ser atractivo. Como consecuencia, el desafío del resurgimiento islámico contemporáneo a la clase intelectual y a la política establecida, se ve fácilmente transformado en amenaza”.

A partir de este libro, sin embargo, no podrá ya decirse que se desconoce el proceso del fenómeno islamista, desde sus orígenes con Mahoma hasta la interpretación diversa que hace en nuestros días cada movimiento integrista, según el contexto y el país en que actúe. Si algo hay que reprochar a la versión española del ecuánime y documentado libro de Esposito, es la deficiente transcripción de los nombres árabes a partir del inglés, lo que con frecuencia los hace irreconocibles.

Manuel Cruz

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares