El delator

Libros del Asteroide. Barcelona (2007). 252 págs. 16,95 €. Traductor: Gabriela Bustelo.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El irlandés Liam O’Flaherty (1896-1984) alcanzó la notoriedad literaria con El delator, aparecida en 1925, muy popular gracias a la película rodada por John Ford diez años después, al que daría su primer Oscar.

O’Flaherty brilló a la hora de insuflar vida en el alma putrefacta de nuestro “delator”, un grandullón descerebrado llamado Gypo Nolan, expulsado del IRA, que sin dinero ni lugar para pasar la noche, “venderá” a su amigo y ex compañero de correrías Frankie McPhillip a la policía por veinte libras esterlinas. En el Dublín asfixiante de los bajos fondos, rodeado de suciedad, pistoleros y prostitutas, Gypo se deshace de la pesada carga del remordimiento consumiendo en alcohol y burdeles su botín. Mientras, los miembros de la organización, advertidos por su comportamiento extravagante, se disponen a dar caza al confidente y juzgarle en secreto.

En esta obra retrata una sociedad, la del Dublín posterior a la guerra civil irlandesa (1922-1923), que no le era para nada ajena. Fue educado para ser sacerdote; estudió en la Universidad de Dublín y se unió a los Irish Guards de la Armada Británica para luchar en la Primera Guerra Mundial. Tras ser licenciado por una herida de guerra, recorrió Turquía y Brasil, y a su vuelta, en 1920, colaboró en la fundación del Partido Comunista Irlandés y apoyó al IRA en la guerra civil, defendiendo la independencia de la isla.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares