El atentado

TÍTULO ORIGINALLAttentat

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alianza. Madrid (2006). 220 págs. 16 €. Traducción: Wenceslao Carlos Lozano

Yasmina Khadra es el seudónimo que el ex militar argelino Mohamed Moulesshoul ha utilizado para disfrazar su identidad y evitar la persecución de sus novelas. En “El atentado” Khadra cuenta la historia de Amín, un cirujano israelí de origen palestino que trabaja en Tel Aviv. Amín goza de prestigio profesional, está felizmente casado y tiene una casa lujosa en las afueras de la ciudad. Su vida apacible se resquebraja el día en que su mujer, Sihem, muere en un atentado. Amín pierde por completo el rumbo cuando descubre que su esposa fue la terrorista suicida.

Amín viaja al lugar en que Sihem pasó sus últimos días. Todavía consternado, busca indicios que le expliquen en qué momento dejó de conocer a su mujer, quién pudo transformarla, qué circunstancias hacen que una persona bien formada decida saltar por los aires y llevarse junto con su vida la de varios niños inocentes.

La novela indaga en las motivaciones del fundamentalismo islámico, en cómo puede germinar en un ambiente educado y culto y pasar desapercibido a los ojos más atentos. También critica la política israelí, el caldo de cultivo en que florece el resentimiento de los oprimidos. Pero sobre todo ridiculiza el fanatismo que busca falsos héroes para morir matando en nombre de una patria que ni siquiera existe.

El atentado no pretende ser ensayo exhaustivo sobre el terrorismo, algo que necesitaría muchas más páginas y otro enfoque, pero sí consigue aproximar al lector occidental a un mundo que cada vez le es menos ajeno. Khadra puede no ofrecer grandes análisis históricos, pero es capaz de señalar la línea que separa el bien del mal. Y, en estos tiempos de relativismos, también se atreve a decir una verdad que a muchos les cuesta enunciar sin matices: ninguna ideología justifica que se asesine por ella.

Esther de Prado Francia

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares