El absentista

TÍTULO ORIGINALThe Absentee

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alba. Barcelona (2000). 429 págs. 3.700 ptas. Traducción: Marta Salís y Ana Canosa.

El absentista, publicada en 1812, pertenece a esa extraña tierra de nadie en la que se encuadran las novelas que nacen de tendencias opuestas. Lo que en un principio parecía ser un relato a lo más puro Jane Austen, resulta también una dura crítica social de la figura del terrateniente irlandés que abandona sus tierras para llevar una vida de lujo y ostentación en Inglaterra. Los personajes, sin dejar de ser hijos de su época (el padre bondadoso, el joven cargado de ideales, la madre derrochadora, la honesta jovencita), trascienden el papel de prototipos y son capaces de mostrar el lado más humano, más atemporal, en el que la mano contradictoria de Edgeworth, a medio camino entonces entre el costumbrismo realista y el romanticismo, encuentra quizá su expresión más acertada.

Novela de contradicciones donde confluyen lo heroico-sentimental -tan propio del siglo XIX- con un desprecio personalísimo y visceral por el esnobismo, la extravagancia y la ostentación. Ya en su tiempo, después de la publicación de esta novela, Edgeworth dejó de ser considerada una simple “escritora de señoritas”.

Andrés Barba

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares