El aborto, a debate

EUNSA.

Pamplona (2014).

149 págs.

9 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una versión de esta reseña se publicó en el servicio impreso 27/14

En la polémica sobre la reforma de la ley española del aborto, los que quieren conservar la regulación actual lo reducen todo a estar a favor o en contra del “derecho a decidir” de la mujer. El derecho del hijo ya concebido no cuenta en el debate. Es más, reina el silencio sobre la realidad del feto. No puede haber un conflicto de derechos, ya que la otra parte no es convocada.

Este libro quiere volver a estimular el debate, sacando a la luz aspectos que habitualmente quedan marginados. Como profesor de Sociología, Alejandro Navas indaga en los mecanismos sociales que han llevado a que la vida humana naciente haya quedado desvalorizada. Se plantea por qué el Estado de Derecho ha capitulado en este caso, abandonando al más débil a merced del más fuerte. Señala la esquizofrenia de una sociedad que declara su voluntad de integración del discapacitado, pero permite la eliminación del bebé aquejado de algún defecto genético. Y examina la manipulación del lenguaje que lleva, por ejemplo, a invocar la “salud reproductiva” cuando en realidad se trata de evitar la reproducción sin que exista ningún problema de salud; o una defensa del aborto libre para no discriminar a las mujeres pobres, cuando en la práctica el aborto se ha convertido en un rentable negocio para las clínicas abortistas.

Entre las causas de la difusión del aborto, Navas destaca también algunos rasgos de la cultura moderna: la libertad entendida como emancipación; el emotivismo, que desplaza al análisis racional; la exaltación de la voluntad, que hace del “yo quiero” un imperativo para la felicidad.

A Navas la discusión pública sobre el aborto le parece tan ineludible como difícil por la falta de información estadística fiable y porque muchos partidarios del statu quo prefieren que no se hable del tema. “Sorprende el alto número de actores sociales relevantes que en este punto prefieren la ignorancia, como si cerrar los ojos a una realidad desagradable fuera a eliminar sus efectos indeseables”. El libro es un estímulo para impulsar un debate que no se quede en el mero cruce de adjetivos descalificadores.