portada_desigualdad_james-k-galbraith_201702282347

Desigualdad

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALInequality

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2016)

Nº PÁGINAS224 págs.

PRECIO PAPEL17,95 €

PRECIO DIGITAL11,99 €

Uno de los temas que a raíz de la crisis económica y de sus consecuencias han vuelto a adquirir protagonismo es el de la desigualdad. Su presencia se ha dejado sentir en la opinión pública, en los discursos políticos y en las agendas de los economistas. Estos últimos son plenamente conscientes de que la cuestión requiere una aproximación mucho más rigurosa que el tratamiento superficial que se viene dando en otros ámbitos, en donde, en no pocos casos, se pone de manifiesto la presencia de fuertes sesgos ideológicos.

Es precisamente en la línea de abordar con mayor profundidad y serenidad la cuestión de la desigualdad, en la que debe enmarcarse la intención de este libro de James K. Galbraith, hijo de John Kenneth Galbraith y profesor de la Lyndon B. Johnson School of Public Affairs y de la Universidad de Texas. Lo que el autor realmente persigue, y se convierte en la aportación más relevante del libro, es obtener y mostrar algunas conclusiones sobre la evolución de la desigualdad y la situación en la que se encuentra actualmente. Para ello se apoya, por un lado, en la historia de las ideas de determinados economistas y, por otro, en una revisión de las técnicas más empleadas en su medición.

Tras su investigación, Galbraith alcanza una serie de conclusiones sobre la evolución y el impacto de la desigualdad. De entre ellas cabría destacar las siguientes: lo primero a tener en cuenta para su adecuado estudio es saber con precisión qué se está midiendo (renta bruta, renta neta, distribución en un país o entre países, remuneración o gasto); en la actualidad, en la mayoría de países (aunque hay excepciones como China), el crecimiento reduce la desigualdad y se constata que los países ricos son más igualitarios que los pobres.

Según el autor, tampoco se puede afirmar que las sociedades más igualitarias muestren, por encima de un cierto nivel de renta, mayores niveles de salud, esperanza de vida y felicidad; en cambio, sí existen pruebas de que niveles de desigualdad reducidos posibilitan un mayor crecimiento económico futuro, y de que la presencia de un alto nivel de desigualdad augura serios problemas económicos y sociales. Por último, conviene tener en cuenta que un determinado nivel de desigualdad puede considerarse “saludable”, mientras que un nivel bajo o nulo conduce a un sistema económico “inactivo”, “flojo”, o incluso puede llevarle a su “muerte”.

La intención explícita de Galbraith ha sido escribir un libro breve, asequible e intelectualmente honrado, en el que ha recurrido al formato de preguntas y respuestas. Cualquier lector interesado en la desigualdad se verá obligado a reflexionar, y dispondrá de argumentos sólidos para participar en el debate de una cuestión de enorme trascendencia.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.