libro_descargable_711

Desde que el mundo existe

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2015)

Nº PÁGINAS503 págs.

PRECIO PAPEL29,80 €

TRADUCCIÓN

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Primera novela para adultos que publicó la autora, una conocida poeta y escritora de valiosos libros infantiles. Con ella ganó, la primera vez que se convocó, en 1935, el que llegaría a ser el premio literario más importante de los Estados Unidos, el National Book Award. En español se publicó, hace años, con el título Almas borrascosas.

La narradora es Kate Fernald, una mujer que rememora su vida. Cuando tenía diez años, su madre comenzó a trabajar como ama de llaves en La Extravagancia, la casa de los Fortune, una rica familia de constructores y armadores de barcos a vela y propietarios de grandes extensiones de terreno en la costa de Maine. Kate crece con Nat, de diez años también, y Rissa, un año mayor, los hijos del viudo comandante Fortune.

Habrá conflictos por la incapacidad del comandante Fortune para reconocer el futuro predominio de los barcos a vapor, lo que le hará tomar erróneas decisiones comerciales. Los problemas también vendrán a causa de la educación de su hijo, a quien desea preparar para que sea marino e impide, pese a sus deseos y a su extraordinario talento artístico, aprender música. Además, la narradora se verá entre dos mundos: el propio de su extracción social y el de la educación que adquiere al crecer junto a Nat y Rissa.

La narración tiene acentos reflexivos, nostálgicos y elegíacos. Basta leer unas pocas páginas para apreciar enseguida que tienen una gran categoría las descripciones de ambientes y escenarios: esto es, con diferencia, lo mejor de la novela y lo que justifica su lectura. Los personajes están bien perfilados, aunque, al leer sus historias hoy, algunos de sus comportamientos suenan poco comprensibles e incluso puedan provocar rechazo, tanto porque no responden a los estereotipos más habituales de los melodramas como porque la heroína no es precisamente feminista y reivindicativa.