Cuentos para niños

TÍTULO ORIGINALStories for Children

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Anaya. Madrid (2004). 352 págs. 18,80 €. Traducción: Andrea Morales.

Edición conmemorativa de los cuentos del autor judío con ocasión del centenario de su nacimiento. En ella se incluyen dos jugosos textos de Singer: una reflexión titulada “¿Son los niños los mejores críticos literarios?” y una breve nota-prólogo. En esta última Singer señala cómo, aunque le gustan las ilustraciones de los cuentos y piensa que son en muchos casos un complemento adecuado para los relatos, “sigo pensando que el poder de la palabra es el mejor medio para informar y entretener las mentes de los más jóvenes. La mayoría de las historias que he leído no estaban ilustradas. De más está decir que los relatos de la Biblia, que he leído y releído, no tienen ilustraciones. En este volumen me satisface poder hablar a mis jóvenes lectores solo con la palabra. Sigo pensando que en el comienzo fue el Logos, el poder de la palabra”. Ante tal declaración del autor, ¿no hubiera sido mejor presentar sus cuentos sin ilustraciones? Y más aún cuando Singer parece declarar así que quiere repetir la experiencia de la edición de algunos de sus cuentos que se hizo en 1966, cuando el encargado de poner imágenes a sus relatos fue nada menos que Maurice Sendak, uno de los mejores ilustradores de siempre que además tenía una particular conexión con Singer por compartir con él su condición de judío de origen polaco.

En cualquier caso, los relatos son excelentes. En algunos el autor evoca sucesos o anécdotas intrascendentes de su infancia y adolescencia con acentos casi mágicos. En otros, emplea su estilo personalísimo y sugestivo para fabricar narraciones con un reconocible sabor tradicional. Por la edad a la que los publicó, son buena muestra de su madurez y vigor narrativos, y además en ellos no planea el desasosiego angustioso que atenaza tantas veces a los personajes de sus obras mayores.

Luis Daniel González

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares