Corazón de tinta

Siruela. Madrid (2004). 598 págs. 19,90 €. Traducción: Rosa Pilar Blanco.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Desde hace dos o tres años está llegando a España la producción de la escritora e ilustradora alemana Cornelia Funke. Después de El jinete del dragón, quizá su mejor libro; de El señor de los ladrones, menos sólido literariamente pero con más éxito popular; de Igraín la valiente, un libro para un escalón de edad más bajo, igual que la serie de Hugo; se acaba de publicar Corazón de tinta.

Meggie tiene doce años y vive sola con su padre, Mo, un experto encuadernador de libros. Cuando llega un visitante con el extraño nombre de Dedo Polvoriento, Meggie intuye peligro y, aunque su padre no le dice nada, ella obtiene algunas pistas. Enseguida, unos tipos a las órdenes de un tal Capricornio secuestran a Mo por un don especial que Meggie desconocía: cuando lee un libro en voz alta hace vivir literalmente a los personajes que menciona. Pero, como Mo no quiere cumplir lo que Capricornio desea, sus esbirros también secuestran a Meggie.

Cornelia Funke domina los recursos de la literatura de fantasía y es una experta narradora que no deja empantanados sus relatos por más que, como es el caso, tengan multitud de vueltas y revueltas. A su favor está también que sabe hacer atractivos a sus personajes. Además, incluye numerosísimas citas y referencias literarias que se integran bien en la trama y facilitan el enganche con el público ya lector. El resultado es una novela extensa e intrigante, contada con soltura y convicción, que no habla de personajes que van a un mundo imaginario sino de seres de fantasía que llegan a nuestro mundo y alteran nuestras vidas.

Sin embargo, no todos los aspectos del relato están bien acabados. Así, la novela comienza con una narración en tercera persona pero desde la perspectiva de Meggie y, más adelante, el punto de vista cambia de uno a otro personaje según convenga, con el único criterio de hacer avanzar la historia. Tampoco quedan bien atados todos los cabos, pues, por ejemplo hay personajes que desaparecen y no se sabe bien qué ha pasado con ellos, aunque todo parece indicar que la historia continuará en otras entregas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares