Contra el olvido

Cristina Cuesta

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Temas de Hoy. Madrid (2000). 231 págs. 2.300 ptas.

Este libro recoge los testimonios de 40 víctimas del terrorismo de ETA. Su autora perdió a su padre, asesinado por ETA, en 1982. Fundadora de Asociación por la Paz y Denon Artean, y portavoz del colectivo Víctimas del Terrorismo, Cristina Cuesta se limita aquí a poner por escrito el testimonio de quienes menos voz han tenido estos últimos años. Son ellos quienes hablan de su experiencia concreta, desde las más variadas posiciones sociales, profesionales o políticas.

Con un gran sentido de la justicia, el libro comienza precisamente por los más olvidados entre las víctimas, los más “incómodos”, aquellos que desde el principio fueron objetivos prioritarios de ETA: los policías, guardias civiles y militares. Ellos han sido las víctimas más numerosas (más de la mitad de los asesinados). A menudo se ha pretendido justificar la violencia contra ellos, mucho más que en cualquier otro caso. Cuesta describe el llamado síndrome del Norte -que ha causado sus víctimas, aunque no se hable de él-, el ostracismo y la presión social sobre las familias de las fuerzas de seguridad, producto del terrorismo y sus cómplices. Un aspecto interesantes de este apartado es comprobar cómo muchos efectivos de las “fuerzas de ocupación” habían casado con vascas, engendrado hijos vascos e incluso ellos mismos también eran vascos.

Contra el olvido prosigue con otro amplio rango de víctimas, desde quienes simplemente pasaron por el lugar equivocado en el momento equivocado hasta los que sufrieron un secuestro, el chantaje económico, eran miembros de un determinado partido, una voz independiente en la universidad o, simplemente, no comulgaban con ruedas de molino. También se cuenta el testimonio de aquellos que dieron marcha atrás y quisieron dejar la violencia.

Más que el relato del día determinado en que una persona perdió a su marido, o fue secuestrada, o sufrió un chantaje, estas historias narran algo más difícil de contar y, sobre todo, de entender, especialmente para quienes no viven en el País Vasco: el ambiente de miedo y silencio que ha pesado sobre las víctimas, la soledad y hasta las vejaciones que han tenido que aguantar además de perder a un ser querido o ser extorsionados. Contra el olvido es un alegato para recuperar la memoria, la verdad y la vergüenza, recordando algo tan simple como quiénes son las víctimas, quiénes los verdugos y quiénes los cómplices del terrorismo. La serenidad y el tono de los testimonios recogidos hace concluir, como uno de los epígrafes del libro: gracias a la actitud de las víctimas del terrorismo se ha evitado un enfrentamiento civil.

Aurora Pimentel

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares