¿Cómo habla Dios? La evidencia científica de la fe

Temas de Hoy. Madrid (2007). 315 págs. 18,50 €. Traducción: Adriana de la Torre.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Se traduce al castellano esta obra que llamó ya la atención al aparecer en EE.UU. (cfr. Aceprensa 113/06). Es un libro sobre las relaciones entre la fe y la ciencia, escrito por un hombre que se siente en casa en los dos ámbitos. Francis S. Collins, químico y médico, ha dirigido el proyecto público que secuenció el Genoma Humano y ha tomado parte en el descubrimiento de la base genética de varias enfermedades. También es un médico que trata pacientes, lo que le abre a su experiencia del dolor. Es, por lo tanto, un científico de primera fila que, tras un ateísmo cerrado en su juventud, fue acercándose poco a poco al Dios racional y personal, hasta hacerse cristiano evangélico.

Collins explica el origen del universo a partir de la creación de la nada por Dios con unas condiciones tales que llevaron natural y sucesivamente al origen de la vida por evolución de la materia y al origen del hombre por evolución de la vida.

Despues de examinar en detalle, pero de forma inteligible para el no especialista, la situación actual de la física cosmológica, la teoría del Bing Bang, el principio antrópico (los valores de las constantes fisicas son los adecuados para que aparezca vida inteligente) y las leyes indeterministas de la mecánica cuántica, el autor considera que la existencia de un Dios fuera del Universo (tiempo y espacio) es la única explicación racional válida para la naturaleza que observamos.

La creencia en Dios es, pues, racional, y la fe y la ciencia se complementan. La ciencia explora el mundo material y la religión el espiritual, mundo que no es ni puede ser objeto de la ciencia. La ciencia no puede contestar, por ejemplo, al enigma del destino después de la muerte o por qué existe el universo. Por otra parte, Dios creó tanto el mundo material como el espiritual, por lo tanto no pueden existir contradicciones reales entre ellos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares