Capitán de mar y guerra

TÍTULO ORIGINALMaster and Commander

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Edhasa. Barcelona (1994). 509 págs. 3.500 ptas.

El escritor irlandés Patrick O’Brian, nacido en 1917, es especialista en novelas históricas y muy conocido en el mundo anglosajón. En esta obra, publicada originariamente en 1970, presenta a los dos personajes que protagonizan una serie que hasta ahora cuenta con dieciséis títulos publicados.

Se trata del capitán de fragata inglés James Aubry y del Dr. Stephen Maturin, un médico irlandés de origen español al que contrata como cirujano para el primer barco que tiene bajo su mando. Jóvenes y ambiciosos, aunque más activo y arrojado el primero y más culto y reflexivo el segundo, ambos traban una duradera amistad mientras navegan y combaten juntos bajo pabellón británico, a principios del siglo XIX, durante las guerras napoleónicas.

Esta entrega inicial de sus andanzas tiene como base de operaciones la isla de Menorca, en poder de los ingleses desde el Tratado de Utrecht (1711). El desarrollo argumental se centra en la descripción de la vida en un pequeño navío de guerra, dedicado tanto a combatir a la flota aliada francoespañola como a apresar y expoliar naves mercantes de países enemigos.

El autor sigue la tradición de la narrativa decimonónica inglesa de aventuras de mar y guerra, dando muestras de conocer muy bien las características de los antiguos barcos de vela. Por otra parte, su condición de especialista en novela histórica se manifiesta en la forma acertada en que reproduce la situación política de la Europa de entonces, siempre desde el punto de vista inglés, que no suele coincidir con el de otros países y especialmente con el español.

El capitán Aubry es el prototipo de la mentalidad de sus compatriotas, lleno de prejuicios religiosos y raciales, que siente hacia los católicos y hacia los pueblos mediterráneos un desdén basado sobre todo en una ignorancia tan altiva como reconfortante, aunque también en la evidencia de la superioridad naval británica.

Sin embargo, lo más importante en la obra no es la perspectiva histórica, discutible, sino el carácter de aventura náutica que constituye el eje de la trama y la raíz de la fuerza del estilo, impregnado de términos marineros. Por eso, su lectura gustará sobre todo a los amantes de la navegación a vela, aunque también puede interesar a los aficionados a la narrativa histórica.

Pilar de Cecilia

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares