Botchan

Impedimenta. Madrid (2008). 234 págs. 19 €. Traducción: José Pazó Espinosa.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La introducción y una nota previa del narrador comentan algunos rasgos de la obra de Soseki, así como su carácter de clásico en Japón. En cuanto al contenido, es algo desorientador ponerla en paralelo con Huckleberry Finn y El guardián entre el centeno: Botchan es un relato en primera persona pero el narrador no es un adolescente y sus dificultades en la vida tienen que ver sobre todo con su carácter y su cortedad, y no con problemas afectivos graves. Tampoco en cuanto a su estilo cortante y a la personalidad del protagonista se parece mucho a esas obras.

En los primeros capítulos conocemos algunas cosas de la infancia y juventud de Botchan, el protagonista: algunas anécdotas que revelan su carácter impulsivo y su falta de sensatez; la relación tensa con sus padres, pues su hermano mayor es el favorito; el afecto que le tiene Kiyo, la sirvienta de la casa, que le aprecia y confía en él plenamente. En los siguientes la narración se centra en su primer año como profesor en una escuela de provincias, donde su modo de ser atrae las bromas de los alumnos y le granjea una relación difícil con sus colegas. Le costará trabajo saber quiénes son buenas personas y quiénes no.

La narración es directa, con muchas admiraciones y comentarios del narrador que dan a conocer sus reacciones explosivas, algunas veces exteriores y siempre interiores. El personaje no es atractivo aunque sufre un proceso de cambio y maduración a lo largo de la novela que le hace caer en la cuenta de sus errores anteriores e ir ganándose un poco al lector. Sus andanzas son entretenidas pues el atolondramiento y las barrabasadas en las que participa Botchan resultan memorables si uno las contempla desde lejos.

Además, el relato puede interesar porque muestra un poco la cultura japonesa en la época Meiji, las décadas finales del siglo XIX y principios del XX en las que Japón vivió un tenso proceso de occidentalización. En relación a ese tiempo, y a partir de la obra de Soseki, el dibujante Jiro Taniguchi y el guionista Natsuo Sekigawa prepararon unos excelentes cómics titulados La época de Botchan (1984 a 1991; cinco volúmenes editados por Ponent Mon, Alicante, 2005-2006).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares