Alejandro, el unificador de Grecia. La Hélade

TÍTULO ORIGINALAlexander. Der Roman der Einigung Griechelands "Hellas"

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Edhasa. Barcelona (1994). 461 págs. 3.700 ptas.

Gisbert Haefs, escritor alemán nacido en 1950, que ha publicado con anterioridad una novela sobre Aníbal, el general cartaginés (ver servicio 155/90), dedica ahora a Alejandro Magno un extenso relato dividido en dos tomos. El primero de ellos, único del que hasta ahora existe traducción española, comienza con el reinado de su padre, Filipo (356-336 a.C.), y se extiende hasta el 334 a.C., cuando Alejandro, dos años después de sucederle tras ser asesinado, abandona para siempre la tierra griega y, cruzando el mar, inicia la conquista de Persia. El transcurso de su azarosa historia finge estar narrado por su maestro, el gran filósofo Aristóteles, quien revive sus recuerdos acerca de aquel que fuera el más excepcional de todos sus discípulos, ya desaparecido.

Aun cuando queda perfectamente claro que se trata de una ficción novelística, la obra reproduce, con plausible verosimilitud, hasta los menores detalles domésticos de cómo debió de ser la vida y costumbres de los griegos durante el siglo IV antes de Cristo. La acción se ramifica en una amplia red de circunstancias políticas y de localizaciones geográficas para expresar en toda su amplitud la gran tarea unificadora llevada a cabo por la dinastía macedónica.La visión histórica que Haefs ofrece, con su compleja maraña de intereses comerciales y ambiciones de poder, extendida por todo el Mediterráneo oriental, está elaborada con rigor, lo mismo que sus hipótesis sobre el perfil psicológico y humano de Filipo y del joven Alejandro. El autor sabe captar con realismo, pero sin crudeza descriptiva, el espíritu de una civilización pagana y sensual, inclinada por igual al placer y a la guerra.Gracias a la excelente ambientación y al ritmo narrativo, en el que alternan intrigas cortesanas, episodios de guerra y charlas amistosas entre camaradas, la obra, a pesar de su extensión y de lo compacto de su trama, no resulta árida, aunque es cierto que su comprensión requiere una sólida preparación cultural. Bien escrita, aunque traducida con torpeza, interesará sobre todo a los aficionados a la narrativa biográfica. Pilar de Cecilia